Política

La abstención frena a la izquierda

Los dos partidos del Gobierno pagan un dura factura de casi 800.000 votantes que se pasarían a la abstención

Pleno del Congreso debate y vota sobre medidas urgentes en la lucha contra el coronavirus
Pablo Casado, Cayetana Álvarez de Toledo y Macarena Olona escuchan la intervención de Pedro Sánchez en el Congreso Fernando Alvarado EFE

Buena parte del porqué del fuerte repunte que ha experimentado el PP hay que buscarlo en que es el partido que mejor ha sabido fidelizar a sus votantes desde las últimas elecciones generales: un 94,1% de sus electores volverán a confiar en Pablo Casado si se convocaran ahora elecciones.

Si bien esto es en parte comprensible porque el 10-N supuso uno de los peores resultados de los populares en toda su historia, lo cierto es que la segunda fuerza que mejor fideliza a sus votantes, Vox, lo hace de manera bastante menos eficaz ya que los de Abascal consevarían el 86,6%. Sensiblemente por detrás están las dos principales fuerzas de la izquierda y, sobre todo, Ciudadanos, que no consigue detener la sangría y pierde a un 30% de votantes.

Entre los dos partidos del Gobierno apenas hay trasvase de votos significativo. De hecho es la abstención la principal fuga de electores tanto para socialistas como para el partido de Pablo Iglesias. Un 7,7% de los votantes del PSOE (más de medio millón de votos) no votaría si se celebraran hoy elecciones. El tanto por ciento de votantes de Podemos que pasarían a la abstención es incluso mayor, un 8%, es decir, 250.000 votos de los 3,1 millones que confiaron en Iglesias en el 10-N.

Solo un 0,8% de los votantes de Sánchez se pasaría a la formación morada frente a un 4,2% que pasaría a votar a Pablo Casado, un porcentaje nada desdeñable ya que supone más de 280.000 votos. En sentido inverso, es decir, desde Podemos al PSOE, el número de electores que abandonan a Iglesias por Sánchez se situaría en un 4,1% de los votantes del partido de extrema izquierda, lo que en número de votos se traduciría en 129.000.

Sí que hay trasvases significativos entre los partidos del centro derecha. El PP se recupera eficazmente de parte de la debacle que sufrió el 10 de noviembre y sustrae dos partidas importantes de votos tanto a Vox como a Ciudadanos. Según la encuesta de NC Report los de Abascal cederían nada menos que el 9,3% de sus votos, es decir, 341.000 sufragios que están detrás de los 3/5 escaños que perdería Vox si se repitieran elecciones.

Los votos que volverían desde Ciudadanos al partido de Pablo Casado son también numerosos, concretamente 252.000, un devastador 15,3% del electorado que confió en Rivera en las últimas generales. A diferencia de en la izquierda, en el bloque de las derechas no se observa una desmovilización significativa. PP pierde un 4%, Vox un 3,9% y Ciudadanos un preocupante 10,5%.

Resultados Galicia

Resulatdos País Vasco