El Instituto de Medicina Legal de Badajoz ya analiza los restos óseos de Manuela Chavero

La autopsia será complicada por el paso del tiempo y las condiciones en las que fue enterrada

Aunque las tareas de recuperación de los restos óseos de Manuela Chavero no concluyeron ayer, según explicó la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, en el Instituto de Medicina Legal de Badajoz ya analiza los restos cadavéricos de la mujer de 42 años desaparecida en 2016 en Monesterio (badajoz). Lo primero es proceder a su identificación y, más tarde, concluir de forma premilinar la posible causa de la muerte, algo que no será tarea fácil dado el estado en el que se encontraba el cuerpo de la mujer tras cuatro años enterrado. El cadáver de Chavero se encontraba en el punto que señaló el presunto autor de su muerte, Eugenio Delgado, detenido a última hora del jueves en un centro para montar a caballo, una de sus grandes pasiones. El joven, de 24 años cuando cometió el crimen (hoy de 28) confesó ser el autor de la desaparición de su vecina; sin embargo, aseguró que ella había muerto de forma “accidental” por un golpe fortuito y que él se “asustó” y por eso decidió deshacerse del cuerpo en una finca situada a las afueras de la localidad que había heredado de su padre. Después, el terreno había sido vendido a otro propietario. Eugenio fue trasladado a eso de las 16:00 horas del viernes por los agentes de la Guardia Civil hasta el lugar que él mismo indicó y, acompañados de la comitiva judicial del Juzgado de Instrucción número 1 de Zafra, procedieron a la búsqueda del cuerpo en el punto que el detenido les señaló. Cuatro horas más tarde, según confirmó la delegada del Gobierno en Extremadura, hallaban los primeros restos de la mujer.

Mañana, ante el juez

Después de terminar en el lugar donde fue enterrada los agentes analizarán en presencia del detenido la vivienda donde se produjeron los hechos para tratar de encontrar algún vestigio que permita acreditarlo judicialmente. Y es que tienen 72 horas (prorrogables) para presentar al detenido ante la autoridad judicial que decretará su ingreso en prisión provisional. En teoría en plazo se cumple mañana domingo a eso de las 20:00 horas.

Cambió la tapicería

Los indicios contra Eugenio son numerosos y, aunque ahora se muestre colaborador con los agentes, no puede decirse que cuatro años de silencio sea una actitud de colaboración con la investigación. Además, poco después de la desaparición de Chavero cambió la tapicería de su coche, donde podría haber trasladado el cadáver de Chavero, de tal forma que no habría muchos vestigios allí para analizar y complicaría aún más acreditar su autoría.

Frío y solitario

Todos en Monesterio comentaban ayer el carácter frío y solitario de Eugenio, un ganadero con problemas para socializar y que al parecer vivió toda la vida obsesionado con su vecina, que le sacaba 18 años.