El “milagro” de Agustín: el andaluz localizado en Perú tras dos años desaparecido

Cogió un avión en enero de 2019 porque creyó haber encontrado el amor pero se quedó viviendo como un mendigo. En solo dos días SOS Desaparecidos le ha localizado y ahora la familia espera que no sea un problema no poder asumir los gastos de su regreso

Cartel desaparecidoIlustración (CUSTOM_CREDIT)La Razón

Hay veces que pueden fallar varios eslabones de una cadena pero cuando todo funciona se produce el “milagro”. Y es lo que ha pasado para que pueda volver sano y salvo a casa Agustín González, un malagueño desaparecido hace casi dos años en un viaje que realizó a Perú. El hombre, de 51 años y con problemas mentales, cogió un vuelo a la capital peruana el 10 de enero de 2019. Había conocido a alguien por internet y decidió probar suerte. Su familia aquí en España se preocupó al ver que no regresaba porque sabían que tenía billete de vuelta. Pensaron que podía haber decidido alargar su estancia pero, cuando se le acabó el visado y seguía sin dar señales de vida, decidieron denunciar su desaparición. A miles de kilómetros de distancia Agustín se encontraba solo: su supuesto amor le había dejado “tirado”, allí no había nadie y, además, se encontraba sin su medicación. Comenzó entonces a andar sin sentido por las calles de Lima, donde ha estado todo este tiempo (22 meses) sobreviviendo como un mendigo.

Este mes, la familia del desaparecido decidió ponerse en contacto con la asociación de SOS Desaparecidos, que difundió el cartel de Agustín y ocurrió el milagro: alguien en Perú le reconoció, avisó y la maquinaria se puso en marcha: el Grupo de Desaparecidos de la Policía Nacional organizó todo a través del consulado de España en Perú y el Ministerio de Asuntos Exteriores para poder traer de vuelta a Agustín. Y en esas están todavía.

Agustín González, malagueño con problemas mentales, ha sido localizado en Perú tras dos años desaparecidoCedidaLa Razón

La familia no puede costear el regreso

La familia, que está atravesando serios problemas económicos, espera que no sea un problema no poder costear ahora mismo el precio del billete de vuelta.

Para Joaquín Amills, presidente de SOS Desaparecidos es, desde luego, “el milagro de la Navidad”. “No es habitual que una respuesta ciudadana llegue en tan poco tiempo y menos, cuando se trata de un país extranjero”, explica el responsable. En este tipo de casos, SOS Desaparecidos suele ponerse en contacto con asociaciones de búsqueda locales o particulares que ayuden a difundir. “La familia acudió a nosotros el pasado día 15. Creo que el cartel lo difundimos el día 16 y el día 18 nos había escrito el chico que lo encontró”, explica aún sorprendido. El “ángel de la guarda” de Agustín lo había visto buscando comida y se acercó a hablar con él. El propio Agustín le explicó su caso, a pesar de tener momentos de mayor lucidez, y después fue cuando el tipo vio la alerta de Agustín: era el tipo con el que había estado hablando. Volvió con él, le hizo fotos y las envió a SOS Desaparecidos, quien no pudo determinar con certeza que se tratara de él, dado el aspecto tan deteriorado que sufría. Las enviaron a la familia y lo reconocieron sin ningún género de dudas. A pesar del shock inicial, podían respirar tranquilos: Agustín seguía con vida y, dentro de las circunstancias, en buen estado. “Tuvimos que jugar con la diferencia horaria. En cuando la familia nos dio el “ok”, nos pusimos en contacto con este hombre aunque para él eran las 6 de la madrugada. Se portó muy bien y ha estado en todo momento cuidando de él”.

Agustín González, desaparecido en Perú hace dos años, ha sido localizadoCecidaLa Razón

“No se puede echar todo a perder”

Mientras, la asociación de desaparecidos contactó con Policía Nacional. Amills destaca la “rápida y brillante” actuación del Grupo de Desaparecidos, que gestionó con el consulado los trámites necesarios. Al mismo tiempo, Agustín, acompañado por su ángel de la guarda, acudió al consulado en Lima. Allí tienen que hacerle papeles (está sin documentación) y ahora se encuentra a la espera de poder tramitar su vuelta a casa. En este sentido Amills, pide que no sea un problema el hecho de que su familia no pueda asumir el precio del regreso. Además, recordemos que se trata de una persona que necesita volver a ver a un médico y que le recete su medicación cuanto antes, dado que lleva casi dos años sin tomarla. “Quiero confiar en que Exteriores va a dar todas las facilidades y que se encontrará una solución. Después del milagro de encontrarlo vivo y la rápida actuación de las autoridades no podemos echarlo todo a perder”. Agustín sigue, en estos momentos, bajo el cuidado de la persona que lo encontró y el consulado no ha asumido aún su custodia.