Guardias civiles se manifestarán el 5 de junio “hartos” de formar parte de la polícia “peor tratada” de España

AUGC convocado en la Plaza Mayor de Madrid una protesta donde reivindicarán la carencia de derechos que sufren o el agravio en la equiparación salarial

Concentración de guardias civiles organizada por AUGC en la Plaza Mayor en 2007
Concentración de guardias civiles organizada por AUGC en la Plaza Mayor en 2007AUGC

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) volverá a salir a la calle. Han convocado una manifestación en uno de los sitios icónicos para ellos, donde ya protagonizaron otra multitudinaria en 2007 donde de forma masiva quieren protestar por la “carencia de derechos de los trabajadores de la institución, así como su discriminación respecto al resto de cuerpos policiales en España”. Será el próximo 5 de junio, a las doce de la mañana, en la Plaza Mayor de Madrid. Además, destacan que en dicha concentración “se mantendrán todas las debidas medidas de protección y distancia sanitarias”.

A la concentración han sido convocados guardias civiles de toda España donde reclamarán que los guardias civiles dejen de ser tratados “como policías de segunda” y reclamarán acceder a los “mismos derechos y condiciones sociolaborales que sus compañeros del resto de cuerpos de seguridad pública”.

Agravio con la equiparación

Desde AUGC destacan que un ejemplo de este clima, es la diferencia de trato dado en la asignación del tercer tramo de equiparación salarial para guardias civiles y policías nacionales, generando una situación de agravio en los primeros. AUGC exige por tanto el cumplimiento íntegro del acuerdo firmado en 2018 con el Gobierno para que puedan incorporarse al servicio los guardias civiles en situación de reserva sin destino y que el Ejecutivo apruebe una ley para eliminar en un futuro desigualdades salariales entre cuerpos policiales que realizan el mismo trabajo.

Otra de las eternas asignaturas pendientes en la Guardia Civil es la regulación de la jornada laboral, horarios y modalidad de prestación del servicio a turnos, que necesariamente ha de conllevar la modificación de la norma que regula los incentivos al rendimiento (productividad). Sin embargo, AUGC tiene la información necesaria para saber que, en los próximos meses no solo no se avanzarán hacia los turnos de servicio, sino que el generalato prepara recortes en la exigua jornada laboral de los guardias civiles.

También, destacan como otro de los motivo para asistir a esta concentración, la promesa incumplida de María Gámez como directora de la Guardia Civil, quien prometiera una norma justa para regular la productividad y reconocer el sacrificio de los guardias civiles que prestan servicio en días festivos y horario nocturno. Sin embargo, el agravio “se perpetúa y el complemento salarial por productividad sigue acabando en los bolsillos de los de siempre”, critican.

Derechos de los guardias

También reclamarán que, desde hace más de un año se advierte una amenaza de retroceso en la consecución de la plena ciudadanía de los hombres y mujeres que formamos la Guardia Civil, con una involución en sus derechos y sufriendo situaciones anacrónicas, como la aplicación del Código Penal Militar por el que los guardias civiles pueden ingresar en una prisión militar por una mera discusión laboral.

Por otro lado, urgen a que se paralicen las acciones de represión y represalia ejercidas sobre los dirigentes y representantes de nuestra asociación profesional. “Resulta inconcebible que a estas alturas esta condición constituya un elevado riesgo laboral que puede abocar no sólo a importantes sanciones, sino incluso conllevar la pérdida de destino y especialidad en el Cuerpo”.

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles reclaman que a día de hoy se les sigue privado de derechos fundamentales, como el derecho de sindicación, una herramienta que consideran “fundamental en cualquier democracia”. Insistimos en que todas estas carencias y discriminaciones constituyen un obstáculo insalvable para que los miles de guardias civiles avancen en sus derechos profesionales, económicos y sociales.