El Rey ubica a España como resorte para la recuperación económica en Iberoamérica

Asegura que el país “desea desempeñar un papel de la mayor relevancia posible” en este proceso y señala a los acuerdos comerciales de la UE con Latinoamérica como un puntal clave

El Rey Felipe VI, es recibido con honores militares por el obispo de Urgell y copríncipe de Andorra, Joan-Enric Vives, y por el jefe del Gobierno de Andorra, Xavier Espot Zamora, a su llegada al XIII Encuentro Empresarial Iberoamericano en el marco de la XXVII Cumbre Iberoamericana
El Rey Felipe VI, es recibido con honores militares por el obispo de Urgell y copríncipe de Andorra, Joan-Enric Vives, y por el jefe del Gobierno de Andorra, Xavier Espot Zamora, a su llegada al XIII Encuentro Empresarial Iberoamericano en el marco de la XXVII Cumbre IberoamericanaAlberto EstévezEFE

La XXVII Cumbre Iberoamericana que se celebra hoy y mañana en Andorra está marcada por el impacto de la Covid-19. La pandemia no solo obligó a posponer la cita en 2020 y ha tenido un brote de casos en el hotel en el que se celebra actualmente, sino que marcará también su impronta en los contenidos, centrados en el abordaje de la recuperación económica, el acceso a las vacunas y el efecto de la crisis sanitaria sobre los grupos más vulnerables. El Rey Felipe VI que participa presencialmente en un foro de formato híbrido ha sido el encargado de clausurar el XIII Encuentro Empresarial Iberoamericano con un discurso en el que ha puesto en valor “los sólidos lazos históricos, culturales, lingüísticos y económicos que unen América Latina con España” y cómo esta estrecha relación debe ser un acicate para lograr superar la crisis económica derivada de la sanitaria.

Precisamente, ha expresado su deseo de que España funcione como un resorte y asuma “un papel de la mayor relevancia posible en el proceso de recuperación de Iberoamérica”. “Trabajando juntos, el sector exterior puede ser de nuevo el gran dinamizador económico que impulse la recuperación en ambos continentes”, ha destacado. En este sentido, el monarca ha puesto el foco en “los acuerdos comerciales de la UE con países latinoamericanos”, que España siempre ha impulsado decididamente en el seno comunitario y que “pueden desempeñar un papel clave: la modernización de los existentes, el avance de los ya acordados pero que están pendientes de ratificación, o el mejor aprovechamiento de los que están en vigor desde hace relativamente poco tiempo, serán un gran apoyo para la recuperación de nuestras economías”, ha destacado.

“Referencia en Iberoamérica”

El Rey ha recordado que “España es uno de los principales países inversores en Iberoamérica” y ha mostrado su deseo de “seguir siendo una referencia en la Región”. De hecho, el monarca ha puesto en valor que las empresas españolas están presentes en sectores estratégicos como el de infraestructuras, energías, financiero o tecnologías de la información y comunicación y nuestro país es destino además de las llamadas “empresas multilatinas”, cuya presencia en el mercado español y europeo “queremos seguir fomentando”. “Contar con la experiencia y conocimientos adquiridos por estas empresas a lo largo de los años es un activo muy relevante y es necesario ponerlo en valor con convicción y fortaleza”, ha defendido.

El Rey ha puesto en valor también que la Agenda 2030, con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), “está en el corazón de las políticas de España”, porque “no hay alternativa a que la sostenibilidad sea la base sobre la que se construya la recuperación en nuestros países”. Felipe VI ha hecho suya la máxima de “Más Iberoamérica” y ha reivindicado la necesidad de apostar por una economía global abierta, “en la que los intercambios permitan a todos los agentes beneficiarse de la especialización internacional y de las cadenas globales de valor, redundará en un crecimiento sostenible y sostenido que contribuirá a mejorar el bienestar de España, de Iberoamérica, y del mundo en su conjunto”.

“Un año especialmente duro”

El Rey ha hecho también una mención al fuerte impacto de la pandemia. “Este último año ha sido especialmente difícil”, recordando cómo ha afectado a nuestras vidas y ha paralizado casi toda la actividad, nacional e internacional. “Pero poco a poco con mucho esfuerzo y sacrificio, se está haciendo lo posible por retomarla”, ha señalado esperanzado, poniendo como ejemplo la celebración de esta Cumbre Iberoamericana, aunque en formato semipresencial. “A pesar de los tiempos que estamos viviendo, estad seguros de que podréis contar siempre con España, como un aliado fiel y un firme defensor de Iberoamérica en todos los ámbitos, incluyendo, naturalmente, el económico y empresarial”, ha finalizado.