Moncloa cede ante la UE y retira la reforma del CGPJ

La iniciativa suscitó las críticas en Bruselas y entre las asociaciones de los jueces: “Vamos a proponer a los grupos que lo presentaron que lo retiren”, confirma el ministro de Justicia

Thumbnail

La presión de la Unión Europea y de los más de 2.500 jueces españoles ha tenido su efecto. El Gobierno ha cedido finalmente a la pretensión de dar luz verde a una polémica reforma que para el órgano judicial es un “menoscabo de la independencia judicial y que atenta contra la separación de poderes”.

El ministro de Justicia Juan Carlos Campo pedirá a PSOE y Unidas Podemos la retirada de la reforma registrada en el Congreso para rebajar las mayorías exigidas para elegir al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), iniciativa que suscitó recelos en Bruselas con la que se quería presionar al PP para negociar la renovación de ese órgano. De esta manera, el Gobierno obedece y frena la reforma polémica que causó los recelos de Europa.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, el titular de Justicia, Juan Carlos Campo, ha apuntado que este lunes comunicó esta decisión a la vicepresidenta de la Comisión Europea para Valores y Transparencia, Vera Jourová, para evitar distracciones y centrar todos los esfuerzos en mejorar la eficiencia de la Justicia. Precisamente, ayer, Bruselas trasladó al ministro de Justicia que consideraba “aún más urgente” la renovación del CGPJ, tras la última reforma que limita sus funciones mientras esté expirado su mandato, para asegurar que el órgano de gobierno de los jueces recupera cuanto antes “su papel institucional fundamental”.

La reforma de las mayorías sobre la elección del CGPJ había sido presentada en el Congreso de los Diputados como forma de presión hacia el Partido Popular para renovar el órgano judicial. Mientras que, desde Unidas Podemos tratan de dar valor a la reforma del sistema de nombramientos debido a las negociaciones encalladas.

Una reforma que el presidente del Gobierno ya había dejado paralizada después de que Bruselas advirtiera de que “vigilarían de cerca” la misma para evitar que pudiese politizarse el CGPJ. De hecho, hace unas semanas, asociaciones judiciales dieron un paso adelante, viéndose “obligadas” a recurrir a la Comisión Europea para dar visibilidad a su “inquietud” ante el “actual panorama que se cierne sobre la independencia judicial en España” y a insistir a “una actuación en garantía del Estado de Derecho en España, como valor fundamental de la UE”.

Las conversaciones para la negociación, sin embargo, aún siguen estancadas. Desde el Gobierno confían que será a partir del 4-M, tras las elecciones en Madrid, cuando se retomen las conversaciones con el principal partido de la oposición para renovar el órgano judicial. Como publica hoy LA RAZÓN, Moncloa cree que con un PP reforzado por las elecciones en la Puerta del Sol se podrá cerrar la renovación del órgano de los jueces tras más de dos años de interinidad.

Sobre la reactivación de las negociaciones, el ministro de Justicia ha deseado que sea “lo antes posible”, sea bien tras las elecciones en Madrid o “esta misma tarde”. Según Campo “tenemos mucho camino avanzado” pero ha criticado que para el PP “siempre aparece una nueva excusa”. “Llega un momento en el que no te queda ninguna”, es decir, a juicio del Gobierno, el “PP se queda sin excusas para sentarse a hablar”, a la par que ha apelado a que siga el consejo de la vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, sobre abordar de manera “urgente” la renovación del CGPJ.