El jurado declara culpable a “Igor el Ruso” del triple asesinato de Teruel

Concluye por unanimidad que el ex militar de origen serbio, que se enfrenta a una pena de prisión permanente revisable, tuvo intención de matar a un ganadero y dos guardias civiles en 2017

Thumbnail

El jurado ha declarado por unanimidad que el ex militar de origen serbio Norbert Feher, conocido como “Igor el Ruso”, es culpable de tres asesinatos por la muerte a tiros de un ganadero y de dos guardias civiles cometido en Andorra (Teruel) el 14 de diciembre de 2017.

El jurado avala que cuando el ganadero José Luis Iranzo entró en la vivienda, “Igor el Ruso”, que lo había oído llegar y lo estaba esperando frente a la puerta, efectuó un disparo de forma sorpresiva cuando lo tenía a metro y medio de distancia “con la intención de acabar con su vida” actuando “de manera fría y reflexiva”. Incluso, añade el veredicto, efectuó un segundo disparo “con la intención de rematar a su víctima”. De ahí que lo considere culpable de matarlo “de forma consciente, voluntaria y alevosamente”.

Asimismo, los nueve integrantes del jurado avalan que al llegar la Guardia Civil, alertada por el padre del ganadero, que había escuchado los disparos, Feher -que estaba oculto detrás de un vehículo, efectuó “numerosos disparos, hasta agotar su munición” con intención de acabar con la vida de los dos agentes, alcanzando con siete disparos a Víctor Caballero y con otros cuatro a su compañero Víctor Romero que les provocaron la muerte.

El veredicto desmonta además uno de los principales argumentos de la defensa pues da por acreditado por unanimidad que “Igor el Ruso” fue consciente de que “se trataba de miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado y por ello disparó contra los mismos para eliminarlos y procurarse la huida”. Asimismo, descarta que actuara en defensa propia para repeler los disparos de los agentes.

La Fiscalía y el resto de acusaciones -entre ellas la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC)- piden para él una pena de prisión permanente revisable. Su defensa sí admitió un delito de homicidio por la muerte del ganadero, pero pidió su absolución por el resto de delitos al considerar que actuó en legítima defensa al disparar a los dos agentes.

Ahora, será el presidente del jurado, a su vez presidente de la Audiencia Provincial de Teruel, el magistrado Fermín Hernández, que deba determinar la pena que se le impone a Feher. Pero el jurado deja claro que no se resultaría “notablemente excesivo” condenarle a prisión permanente revisable “atendidos el mal causado y las circunstancias personales del acusado”, por lo que rechazan la posibilidad de que se solicite su indulto.

Remató a los agentes en el suelo

Así lo ha anunciado hoy en el Palacio de Justicia de Teruel el portavoz del jurado tras las deliberaciones llevadas a cabo por sus nueve integrantes (otros dos figuraban en condición de suplentes) desde que el juicio quedó visto para sentencia el pasado lunes, durante las cuales que han tenido que analizar al detalle sus respuestas a decenas de preguntas, en función de las pruebas practicadas en el juicio, sobre la responsabilidad en los hechos del acusado.

El jurado también considera (aunque uno de sus miembros discrepa) que cuando los dos guardias civiles cayeron abatidos, el acusado procedió “a rematarlos a corta distancia cuando ya se encontraban gravemente heridos en el suelo y sin posibilidad de defensa alguna”. Además, el jurado concluye que “Igor el Ruso” disparó “repetidamente” sobre los agentes “con la intención de causar a los mismos, además de la muerte, un sufrimiento mayor”.

Pese a este relato de los hechos, el jurado no alcanzado la unanimidad (dos de sus miembros no respaldan esa conclusión) respecto al convencimiento de que Feher acabó con la vida de los guardias civiles “de forma consciente, voluntaria y con alevosía o ensañamiento”.

Feher -que en su turno de última palabra pidió a los miembros del jurado que fuesen “frío” y “racionales”- se sentó en el banquillo no solo por tres delitos de asesinato, sino por los de atentado a la autoridad, robo con violencia, tenencia ilícita de armas y pertenencia a organización criminal.

“Igor el Ruso”, autor confeso de la muerte a tiros del ganadero José Luis Iranzo y de los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Caballero, negó en el juicio que tuviera intención de acabar con sus vidas. Durante su declaración, aseguró que la muerte de los agentes se produjo en un tiroteo (dijo que efectuó 17 disparos en menos de un minuto por “unos veinte” de los guardias civiles) y que no sabía que eran miembros del Instituto Armado.

“Fue el destino”

El triple crimen se produjo cuando el acusado huía de las Fuerzas de Seguridad tras disparar a dos vecinos de la localidad turolense de Albalate del Arzobispo, por lo que ya ha sido condenado a 21 años de prisión.

Respecto al asesinato del ganadero, a quien según la Fiscalía remató por la espalda tras ser sorprendido en el masico (casa rural) en el que se había refugiado, “Igor el Ruso” afirmó en el juicio que le disparó nada más abrir la puerta de la vivienda porque era “una amenaza para él” y, cuando huyó, volvió a dispararle de forma instintiva. ”No tenía nada contra él. Fue el destino, la causalidad”, pretextó.

Feher añadió que después disparó a los dos guardias civiles que llegaron al masico porque no había podido recuperar su biblia, que tenía guardada en una mochila que se encontraba en el vehículo del ganadero al que había asesinado antes. “Tenía la Biblia y no quería dejarla en el coche. Si no, hoy estas dos personas estarían vivas”.

El ex militar serbio incluso intentó justificar su reacción por su experiencia en la guerra de los Balcanes, donde “la gente moría a mi alrededor”, dijo, algo que según él le traumatizó, pero también le hizo “más fuerte”.