Los socios se enfrentan a Sánchez por el fin del estado de alarma

Cargan contra el Gobierno, al que ven al principal responsable del caos y la indefensión de las comunidades y le piden que “lidere” la desescalada

Thumbnail

La sensación de caos y de incertidumbre que reflejan las comunidades autónomas es compartida por los socios de investidura del Gobierno. Varios de los grupos parlamentarios llevaban meses advirtiendo al Gobierno de la necesidad de un plan de desescalada tras el fin del estado de alarma y de dotar a las comunidades de mecanismos para hacer frente a la pandemia. De hecho, algunos grupos como Más País, llegaron a apoyar el plan b jurídico del PP, como alternativa al estado de alarma.

Tras las imágenes de este fin de semana en la que miles de ciudadanos aprovechando el fin de las restricciones de movilidad, se desplazaron a las calles para reunirse y “celebrar” con botellones el fin del estado de alarma, los socios del Gobierno en el Congreso de los Diputados se han mostrado muy críticos contra la inacción del Ejecutivo central por no prever un plan B para evitar estos altercados sucedidos. Precisamente según los datos de coronavirus de esta semana, se diagnosticaron 13.984 casos durante el fin de semana.

Desde Más País, su diputado Íñigo Errejón se mostró muy crítico dado que es uno de los partidos que lleva avisando desde hace tiempo al Gobierno de la necesidad de ordenar una desescalada. Acusó, de hecho, al Gobierno de ser el principal responsable de la “profunda descoordinación que genera caos e incertidumbre”. “Se han confirmado las previsiones que alertábamos”, ha comenzado para exigir al Ejecutivo que deje de parecer que “se lava las manos” y que “recupere los mandos” para liderar la desescalada. Errejón ha denunciado que “nos encontramos en una situación en la que ha decaído el estado de alarma y el Gobierno no lo ha sustituido por ningún otro plan”.

Errejón ha denunciado también que las comunidades y las ciudadanas se encuentran en una situación de indefensión. “No saben qué norma rige en sus territorios porque el Gobierno ha pasado la patata caliente a las comunidades autónomas primero y a la justicia”, después. Para el partido, lo ideal sería un nuevo estado de alarma para gestionar la desescalada, para lo cual, el Gobierno contaría en el Congreso con el apoyo de su grupo. “Tengo la sensación de que todo el mundo sabe lo que hay que hacer y nadie se atreve a ser el que lo firme”, lamentó.

Desde Compromís, Joan Baldovi ha valorado q las imágenes de estos días produjeron “indignación y decepción” a la par que ha criticado que ahora, las restricciones dependan de los tribunales de justicia, los cuales no tienen un criterio homogéneo para todas las comunidades. “Esto produce confusión e indagación con el Gobierno que ya lo podía haber arreglado”, ha lamentado.

Baldoví ha apostado porque las comunidades autónomas puedan disponer del estado de alarma para elegir las medidas que sean necesarias. “Nosotros en el país valenciano hemos decidido mantener el toque de queda, pues que se nos permita mantenerlo, porque si se nos delega y no tenemos esa oportunidad, nos están hurtando estas armas”.

Desde ERC, su portavoz en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián también ha recordado que en el pasado ya avisaron de que les parecía una “irresponsabilidad”. “Nos pareció una irresponsabilidad anunciar el fin del estado de alarma sin un horizonte de nuevas medidas para proteger a la gente. No se puede pasar de cero a cien”. Según sus palabras, el fin del estado de alarma se debe a una estrategia electoralista.

La portavoz de Bildu en la Cámara Baja, Mertxe Aizpirua ha hablado de una “irresponsabilidad compartida” por parte del Gobierno central y de las comunidades autónomas. “No han hecho sus deberes durante este año de pandemia y ya advertimos que el fin del estado de alarma nos iba a conllevar a esta situación de caos”. Se ha mostrado, además, preocupada por la “inacción” de ambas administraciones y ha advertido que espera que las responsabilidades no caigan en la ciudadanía.

Desde el País Vasco, que fue una de las primeras comunidades que lideró la petición de prórroga. Es por ello que el portavoz del PNV en el Congreso ha insistido en la necesidad de “un paraguas jurídico”. “Nosotros hemos sido partidarios de la modificación de la ley ordinaria siempre que sirva para que las comunidades dispongan de instrumentos”. De hecho se ha basado en la opinión de algunos juristas que “siguen pensando que solo se puede cubrir con el estado de alarma”. Aitor Esteban ha vuelto a insistir en que “lo lógico” habría sido mantener el estado de alarma al menos do meses más y ha defendido que su prórroga no significa que en todas las comunidades haya toque de queda, sino que puedan recurrir a ello si lo necesitan”.

Desde el PDeCAT, su portavoz Ferran Bel también ha asegurado que no verían mal una prórroga y ha cargado contra el Gobierno por no ejecutar un plan B.