Alberto Rodríguez deja su cargo como “número 3″ de Podemos tras ser imputado por patear a un policía

El líder morado está investigado por un delito de atentado a la autoridad por el que la Fiscalía solicita seis meses de prisión

Thumbnail

“Toca cerrar una etapa”. Con estas palabras el secretario de Organización de Podemos y diputado en el Congreso, Alberto Rodríguez, anuncia que deja su cargo tras dos años como “número 3″ de la formación y después de relevar a una de las figuras más relevantes del partido, Pablo Echenique.

Una dimisión que se produce apenas un mes antes de que tenga lugar Vistalegre IV -la Asamblea Ciudadana de Podemos, en la que se renovará el liderazgo del partido tras la salida de Pablo Iglesias como secretario general tras el fracaso del partido en las elecciones regionales de Madrid . Se produce, además, en un momento en el que la Fiscalía del Tribunal Supremo pide para él una condena de seis meses de prisión y 180 euros de multa por un delito de atentado a la autoridad y otro leve de lesiones por la supuesta agresión a un agente en una protesta contra la Ley de Educación en 2014, unos hechos que el “número tres” de la formación morada siempre ha negado.

Ha sido el propio Rodríguez quien ha transmitido su decisión en las redes sociales. Asume que se trata de un paso “sin dramas” y como un “proceso natural” dentro de los “procesos históricos”. Sin embargo, asegura que no tiene nada que ver con “la injusta persecución que sufre”, en relación a la investigación judicial.

“Me pondrá juzgar mil veces, me podrán condenar sin pruebas un millón de veces. Va a dar igual, esto no va a modificar ni un centímetro nuestro camino para avanzar en conquistar derechos sociales”, ha enfatizado para apostillar que la “estrategia de criminalizar” la protesta y “represión de la disidencia no es nueva”.

De igual manera, Rodríguez seguirá como diputado en el Congreso de los Diputados. El ya ex secretario de Organización se ha mostrado orgulloso de su trabajo en Podemos durante esta etapa y ha garantizado que durante su mandato ha acabado “con las broncas internas” que sucedían en la formación, ·pese a las dificultades” que se ha encontrado.