Cinco militares españoles participarán como observadores en la misión de la ONU en Libia

El despliegue no necesita el visto bueno del Congreso y podrían sumarse guardias civiles y policías nacionales

Tropas leales al Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional
Tropas leales al Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional FOTO: AYMAN AL-SAHILI REUTERS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viaja mañana Libia para, entre otros asuntos, mostrar su apoyo al nuevo Gobierno de unidad del país que surgió tras el alto el fuego declarado el pasado mes de octubre. Y España quiere poner su granito de arena en la pacificación del país africano enviando a militares a la misión de Naciones Unidas para la verificación de ese alto el fuego y el proceso de paz. Serán al menos cinco los uniformados que se desplieguen una vez la ONU concrete todos los detalles de esta operación.

Sánchez ya anunció ayer que nuestro país participaría en esta misión, aunque no dio ningún detalle al respecto. Lo hizo en un artículo de opinión en La Vanguardia, en el que únicamente hablaba de que “efectivos españoles” colaborarían en la verificación del cumplimiento del alto el fuego. Sin embargo, según han confirmado desde el Ministerio de Defensa a este periódico, nuestro país contribuirá con al menos cinco militares al proceso de paz, a los que podrían sumarse otros efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El mismo número de observadores que actualmente despliega España en otra de las misiones de verificación de la ONU, la de Colombia.

Aunque esta nueva misión no estaba contemplada en el planeamiento de las operaciones para 2021 que aprobó el Consejo de Ministros a finales del pasado año, no es necesario contar con el visto bueno del Congreso de los Diputados para la participación de militares españoles en ella, pues no se supera el cupo de observadores que tiene España, según informan las mismas fuentes.

No irán armados

Tal y como ocurre en estas misiones de verificación, los militares, que actuarán en todo momento bajo el paraguas de Naciones Unidas, no irán armados. De momento, no hay fecha exacta para el despliegue del equipo de observadores españoles y depende de la decisión que tomen el resto de países y de cómo avancen todos los preparativos logísticos. De momento, en Libia hay una avanzadilla de observadores internacionales, tal y como acordó el Consejo de Seguridad de la ONU cuando dio luz verde a la nueva misión de supervisión del proceso de paz.

Junto a los militares españoles también podrían desplegarse otros efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como guardias civiles o policías nacionales, aunque esa decisión depende del Ministerio del Interior y de momento no hay nada decidido. Se trata de un nuevo apoyo por parte de España a un país en crisis y que en 2018 ya colaboró con la UE en la formación de sus guardacostas para que hiciesen frente a los traficantes de personas por la ruta del Mediterráneo central

En un principio, según apuntó en su día el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, la misión se centraría en el área de la ciudad costera de Sirte, la cual se encuentra a medio camino entre Trípoli -sede del Gobierno de unidad apoyado por la comunidad internacional- y Tobruk, donde se encuentra el del Ejército Nacional Libio, liderado por el general Jalifa Haftar.

Ambos bandos, junto a cientos de guerrillas, han estado enfrentados en Libia durante más de una década y finalmente acordaron en octubre un alto el fuego en Ginebra, aunque su continuidad es muy frágil, de ahí que Naciones Unidas optase por desplegar una misión de verificación.

Esta misión de supervisión será similar a la que Naciones Unidas desplegó en Colombia el pasado año 2016 para verificar el cumplimiento del proceso de paz entre el Gobierno del país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En dicha operación, nuestro país contribuye actualmente con cinco efectivos, también desarmados. De hecho, un general español, César Augusto Sáenz de Santamaría, estuvo en 2019 al frente de los asesores militares de la ONU.