El diagrama de la nueva hoja de ruta soberanista: “Menoscabar y debilitar al Estado”

La Guardia Civil explica en un oficio dirigido al juez Joaquín Aguirre que según un documento requisado a Xavier Vendrell los independentistas pretenden “acorralar judicialmente al Estado”

La nueva hoja de ruta del soberanismo catalán
La nueva hoja de ruta del soberanismo catalánLa Razón

El diagrama o “nueva hoja de ruta” del soberanismo “resume la estrategia para recabar apoyos internacionales que permitan declarar la independencia de Cataluña”, según especifica un oficio de 13 de mayo de la Guardia Civil remitido al juez de Barcelona que investiga el “caso Voloh”, Joaquín Aguirre. El agente que entrega la información al magistrado, que ejerce como Policía Judicial, concluye que los independentistas tratan de “acumular fuerzas propias, menoscabar y debilitar al Estado económicamente y tensionándolo con actos de desobediencia y de máxima tensión”, explica el escrito, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

En caso de no recabar los apoyos internacionales necesarios para la independencia, prosigue la Guardia Civil, la estrategia pasaría “por la declaración unilateral de independencia y la proclamación de la república”, concluye el oficio de la Policía Judicial.

En el documento se identifican tres etapas para lograr la independencia denominadas “Prepararnos”, “Votar” y “Culminar”. Es precisamente en esta última en la que se prevé convocar un referéndum unilateral y proclamar la república si no es posible una votación pactada ni la comunidad internacional interviene para “imponerlo”.

Las tres etapas

En concreto, en la primera etapa, la hoja de ruta interceptada a Xavier Vendrell apuesta por “acumular fuerzas” ampliando la base social de ERC y JxCat, utilizando la mesa de diálogo con el Gobierno para “abrir los ojos de más catalanes”, aprovechar la situación económica para “convencer a más catalanes de los beneficios de la República” y “confrontar al Estado en la calle defendiendo el Parlament y las instituciones.

Pero en esta primera etapa hay dos puntos más. El primero se denomina “debilitar al Estado”, y pretende aprovechar la mesa de negociación para enfrentar al Gobierno con el Estado, en referencia al resto de poderes, como son el legislativo y el judicial. Por eso el escrito incluye después las frases: “Acusar al Estado de vulnerar los Derechos Humanos”y “acorralar judicialmente al Estado”.

El expresidente de la Generalitat, Quim Torra (d), y el actual presidente, Pere Aragonès (i), este jueves durante la presentación del informe del grupo de trabajo 'Catalunya 2022'
El expresidente de la Generalitat, Quim Torra (d), y el actual presidente, Pere Aragonès (i), este jueves durante la presentación del informe del grupo de trabajo 'Catalunya 2022'David Zorrakino Europa Press

También el documento requisado a Vendrell asegura la intención de los independentistas, “vía jurisprudencia europea, reducir las penas por la declaración unilateral de independencia (DUI) y por el referéndum unilateral de independencia (RUI)”. La primera etapa incluye también los puntos “debilitar al Estado con la contracción económica” y ejercer la desobediencia civil y prepararnos para los momentos de máxima tensión”.

La primera etapa de la nueva hoja de ruta soberanista finaliza con el epígrafe “conseguir afinidades internacionales”. Y en este apartado se alude a realizar “una campaña internacional explicando que la solución para Europa es una Cataluña independiente”. Pero también a “aprovechar el sentimiento antieuropeo de la derecha a causa de los tribunales europeos”; a “llamar a una mediación internacional” y a “conseguir el apoyo de países relevantes”.

Segunda etapa

En la segunda de las etapas, bajo el epígrafe de “Votar”, el escrito intervenido llama a “superar el 50% de los votos de forma estructural, en un ciclo electoral”, convocar elecciones en Cataluña “con carácter plebiscitario” y, si el independentismo es mayoría, “presentar un ultimátum al Estado y a la comunidad internacional para negociar una solución política definitiva al conflicto”.

En la tercera fase, el documento plantea dos escenarios que desembocarían por igual en la proclamación de la República: el primero, si la comunidad internacional interviene, propone “negociar un referéndum pactado o impuesto”. El “escenario dos” previsto en el supuesto de que la comunidad internacional no intervenga, incluye la convocatoria de un referéndum unilateral y “no descartar en ningún momento la DUI si las condiciones lo permiten”. El diagrama finaliza, de forma literal: “Proclamar la república”.