Andalucía

La dirección del PSOE acelera el relevo de Susana Díaz ante su negativa a dimitir

Se baraja la opción de adelantar las primarias del PSOE-A, si no se marcha

La dirigente socialista, Susana Díaz
La dirigente socialista, Susana DíazRaul CaroEFE

Una semana no ha sido suficiente para digerir la derrota. El pasado 13 de junio, Susana Díaz perdía las primarias frente a Juan Espadas para liderar la candidatura del PSOE a la Junta de Andalucía cuando se celebren los comicios en la región.

Esa misma noche, la que fuera presidenta anunció un «paso a un lado» en el liderazgo del partido, un paso a un lado en diferido, anticipando su nula intención de presentarse a las primarias que se celebrarán en el marco del 40º Congreso Federal de otoño para renovar los liderazgos autonómicos. Sin embargo, en la dirección del PSOE no quieren esperar, quieren que esta salida se produzca de manera inmediata.

Las presiones han arreciado desde la misma noche del domingo 13. Incluso poniendo sobre la mesa la posibilidad de activar una gestora. Esta opción opera en un segundo plano, y no es la prioridad para Ferraz, según señalan fuentes socialistas, que ven muy traumático poner en práctica esta solución en la federación de más peso para los socialistas y porque, sin que Díaz haya dado muestras de insubordinación, solo la victimizaría.

Además, consideran, trasladaría una sensación de intervención y tutela sobre Espadas, a quien es está dejando gestionar la situación. De hecho, durante esta semana, el alcalde de Sevilla, ha mantenido abierta la interlocución con Díaz y han comenzado a activar el relevo, por ejemplo, al frente del Grupo Parlamentario en Andalucía, del que la ex presidenta ya no será portavoz.

Sin embargo, esta «salida pactada» y «digna» no se acaba de materializar todo lo rápido que quieren en Ferraz para cerrar la etapa de Díaz, y ya comienzan a barajar otros escenarios.

En concreto, la Ejecutiva Federal que se celebró ayer en Madrid aprobó la convocatoria de un Comité Federal para el próximo 3 de julio, dos semanas antes de lo previsto. Una decisión que no es baladí y que imprime velocidad al calendario.

En el orden del día oficial está la validación formal de la fecha y el lugar para la celebración del 40º Congreso de los socialistas, los próximos días 15, 16 y 17 de octubre en Valencia, así como la ponencia Marco para abrirse a las propuestas de los militantes.

Sin embargo, los socialistas no pisan el acelerador por esta cuestión, sino porque también planean, en esa reunión del máximo órgano entre congresos, activar de manera anticipada el relevo orgánico en el PSOE andaluz, si persiste la negativa de Díaz a marcharse por voluntad propia.

Esto supondría la opción de adelantar de nuevo las primarias andaluzas, esta vez para elegir al secretario general. Según el calendario ordinario, estas tocarían en el último trimestre del año, tras culminar la renovación en los órganos federales en otoño. La decisión no está tomada todavía y que prospere o no solo está en manos de Díaz, y en la actitud que asuma hasta el próximo día 3 de julio.

El objetivo es apartar a Díaz de las riendas del PSOE andaluz para limitar su capacidad de influencia y su margen de maniobra en caso de que Espadas quede debilitado en una eventual convocatoria electoral anticipada y ante los próximos procesos congresuales que se avecinan.

De manera que no intervenga en la elección de los delegados del federal ni del regional, para que se pueda acometer la renovación global que quieren imprimir a la federación sin interferencias.