Cospedal, ante el juez: “La ‘Kitchen’ no ha tenido nada que ver con el PP”

La ex secretaria general se desmarca del espionaje a Bárcenas, pero admite haber mantenido cuatro reuniones con Villarejo

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal se ha desmarcado este martes del espionaje a Luis Bárcenas pero ha admitido haber mantenido cuatro reuniones con el comisario José Manuel Villarejo, el responsable de la denominada “Operación Kitchen”, según han informado a LA RAZÓN fuentes presentes en la declaración celebrada en la Audiencia Nacional. Este operativo parapolicial se organizó para robar documentos y supuestas grabaciones de Mariano Rajoy y Javier Arenas al extesorero del PP que en 2013 amenazaba con aportar información de la supuesta financiación ilegal del PP y del cobro de sobresueldos por parte de sus dirigentes.

Cospedal ha asegurado que accedió a reunirse con Villarejo porque estaba muy preocupada por un supuesto espionaje al PP (desde un edificio contiguo) y porque se estaban filtrando informaciones de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá. En concreto se ha referido, aunque sin nombrarlo, a la intervención que realizó el exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba en el Parlamento en la que aseguró al entonces portavoz del PP Carlos Floriano que “veía todo lo que hacía y oía todo lo que decía”. Por eso se vio con el comisario, quien tenía muchos contactos con la prensa y podía averiguar quién estaba filtrando la información.

“La Kitchen no ha tenido nada que ver con el PP. Las labores policiales son policiales”, ha completado Cospedal, que ha repetido en varias ocasiones que “Bárcenas es un mentiroso”, que le tiene “animadversión” y que le ha ganado todas las batallas judiciales.

Y pese a desmarcarse del espionaje a Luis Bárcenas, Cospedal ha reconocido haberse reunido “tres o cuatro veces” con Villarejo. También ha confirmado que su jefe de Gabinete en el Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Ortiz Grande, contactaba con Villarejo. Sin embargo, durante esos encuentros se dio cuenta de que el comisario le transmitía información que ella ya sabía a través de los abogados del partido, que estaban personados en el “caso Gürtel”, o porque lo había leído en la prensa.

“Conversaciones sociales”

Una de esas reuniones, que calificó como “conversaciones sociales”, ya que Villarejo era amigo de su marido, Ignacio López del Hierro, se celebró en un establecimiento de la madrileña Calle de Velázquez con Serrano. Según Cospedal, el comisario jubilado le dijo que ya no estaba en la Policía y que tenía un despacho de abogados y una consultora. Sin embargo, el juez, Manuel García Castellón ha replicado a Cospedal que las conversaciones sí eran sobre temas “profesionales” del comisario, ante lo que la ex secretaria general del PP ha contestado que ella no le pagó nada porque no le hizo ningún encargo, y que tampoco recibió informes o cualquier otro trabajo.

En su declaración, la que fuera número dos del PP ha negado haber conocido al exjefe de la UDEF José Luis Olivera, a quien Villarejo trató de promover para que fuera nombrado director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional. Tampoco ha recordado que el comisario le pidiera que nombrara a Olivera, aunque consideró que esto no sería extraño porque le pedían muchas cosas o le sugerían que colocase a gente en distintos cargos.

Francisco Martínez y Fernández Díaz

Preguntada por su relación con otros imputados en el “caso Kitchen”, Cospedal ha asegurado que con el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez ha tenido muy poca relación, y solo respecto a unas elecciones de 2017 en relación a unas candidaturas.

Con el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha destacado que se trataba de un compañero de partido, que era presidente del PP en Cataluña, y que a ella le interesaba conocer la situación del PP en esta comunidad. Ha asegurado que le “aprecia mucho” y que “se le ha tratado de forma injusta”.

No negoció con Bárcenas

Sobre el abogado Javier Iglesias, conocido por Villarejo con el apodo de “El Largo”, la expresidenta de Castilla-La Mancha ha dicho que le ha visto “un par de veces”, porque acudía al partido, ya que defendía al tesorero Álvaro Lapuerta, y que por eso le llegó a saludar “por cortesía”. Ha negado que hubiera negociado un pacto con Bárcenas a través de Iglesias ni que le ofrecieran al extesorero un régimen penitenciario más favorable a cambio de no delatar al partido, tal y como declaró Bárcenas.

Mañana declarará el marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro, y su exjefe de Gabinete José Luis Ortiz. Tal y como adelantaba hoy LA RAZÓN, el comisario José Manuel Villarejo amenazó de forma velada en febrero de 2017 a la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal para que le ayudara en su disputa con el entonces director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán, según consta en tres grabaciones del presunto cabecilla del clan policial.