Los expertos cuestionan el CIS de Tezanos y sus sondeos de 290.000 euros

Desde que Sánchez llegó a Moncloa los barómetros del organismo público dispararon su periodicidad: de trimestrales a mensuales

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Felix Tezános, comparece en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados
El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Felix Tezános, comparece en la Comisión Constitucional del Congreso de los DiputadosKiko HuescaEFE

Esta semana, en pleno mes de agosto, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que dirige el socialista José Féliz Tezanos ha publicado una encuesta sobre «Opinión pública y política fiscal». Sale a la luz coincidiendo con el debate en el seno del gobierno sobre la fiscalidad y vuelve a confirmar la utilización partidista que el Ejecutivo hace de este Instituto ya que no es la primera vez que incorpora entre sus preguntas temas de rigurosa actualidad con la intención de incorporarlos a la opinión pública. Ya lo hizo en junio de 2020 cuando, de repente, preguntó a los españoles sobre el Ingreso Mínimo Vital en paralelo a su debate en las Cortes.

Tezanos lleva al frente del CIS tres años, periodo en el que ha deslegitimado el que es considerado uno de los grandes centros de estudios demoscópicos del país. Miguel Díaz, uno de los fundadores de Electomanía, una web independiente especializada en demoscopia, asegura a LA RAZÓN que «las estimaciones de voto del CIS siempre se han cuestionado, la diferencia es que con la etapa Tezanos se inició una época de incoherencias en la serie histórica, cambios metodológicos y giros inexplicados en la cocina (o ausencia de la misma) mes tras mes que van en detrimento de la tan prestigiosa casa de encuestas». A su juicio, la calidad del organismo público «no está cuestión» ya que ofrece un amplio catálogo de datos que ninguna encuestadora privada podría mostrar por los elevados costes que supondría.

Sin embargo, desde que Sánchez llegó a Moncloa los barómetros del organismo público dispararon su periodicidad: de trimestrales a mensuales. Dicho de otro modo, de los cuatro que se publicaban al año se ha pasado a once, con agosto como excepción. No en vano, el Ejecutivo dirigido por la coalición entre PSOE y Unidas Podemos aumentó el presupuesto del CIS más de un 13% para 2021: de poco más de ocho millones en 2020 a 9,12 este año, según constaba en los Presupuestos Generales del Estado. Una cantidad con la que el organismo se comprometía a realizar un total de 36 estudios. Entre ellos, se encuentran también las encuestas de intención de voto. Precisamente, una de las grandes criticas que ha recibido el CIS en los últimos meses por parte de los expertos está relacionada con la periodicidad de los sondeos ya que «cuestionan si es necesario que exista un departamento con dinero público que muestre cuál es el nivel de la opinión pública sobre temas que además los medios ya se ocupan de sondear y que cada partido si las quiere puede pagársela».

No en vano, según los cálculos de LA RAZÓN, en lo que va de año el Instituto habría gastado 7,5 millones de euros en las 26 encuestas que ha publicado hasta la fecha, según consta en su página web. Para hacer el cálculo de cuánto cuesta una encuesta, hay que atenerse a la Memoria de Actividades de 2017 de este organismo. Según la memoria, el CIS realiza una media de 3.000 entrevistas por barómetro. Y cada entrevista supone un desembolso medio de 96,18 euros.

Aunque el Ministerio de la Presidencia, al que está adscrito el CIS, es uno de los que ha tenido cambio de titular en la reciente crisis de gobierno —Félix Bolaños ha sustituido a Carmen Calvo—, Tezanos seguirá al frente pese a que según el fundador de Electomanía «su controvertida figura» no ayuda a recuperar el prestigio de la Institución.