El juez imputa a Laya por la entrada de Ghali en España

El magistrado cita a declarar a la ex ministra de Exteriores por dar la orden de que se eximiera al líder del Frente Polisario del control de documentación y aduana a su llegada a nuestro país

La ex ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya
La ex ministra de Asuntos Exteriores Arancha González LayaPABLO MARTINEFE

El juez que investiga si Brahim Ghali entró en España con documentación falsa el pasado 18 de abril ha citado a declarar como investigada por la supuesta comisión de un delito de prevaricación a la ex ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya.

El magistrado Rafael Lasala, titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, accede así a la petición efectuada por las acusaciones populares tras la declaración como imputado del ex jefe de Gabinete de la titular de Exteriores Camilo Villarino el pasado día 13. Según éstas, González Laya pudo incurrir en delitos de prevaricación y encubrimiento.

La decisión del instructor, adelantada por El Heraldo de Aragón y que ha podido confirmar este periódico en fuentes jurídicas, está pendiente aún de conocer la fecha en la que González Laya deberá comparecer como investigada ante el juez. Además, el magistrado ha emplazado a declarar, en su caso como testigo, a José María Muriel, ex secretario general técnico del Ministerio de Asuntos Exteriores, que tendrá que comparecer el próximo 4 de octubre.

La Abogacía del Estado ha pedido el archivo

El juez Lasala ha tomado la decisión después de que la Abogacía del Estado -que defiende a Villarino- haya pedido al magistrado el archivo de la investigación porque en su opinión todo fue “completamente legal”.

En su declaración judicial, el entonces jefe de Gabinete de González Laya contó a Lasala que fue la titular de Exteriores quien le trasladó que se había permitido la entrada de Ghali, enfermo de Covid, por razones humanitarias, aunque matizó que no cree que fuese ella quien tomase esa decisión.

“Se toma la decisión, ¿pero la había tomado ella?”, le preguntó el instructor. “¿La tomó ella la decisión le dijo?”. “Me dijo que se había tomado la decisión -contestó Villarino-. No creo que fuera ella sola por sí y ante sí. El Gobierno no es un reino de Taifas”.

“Me pide que sea lo más discreto y reservado posible en la gestión de este asunto -lo que se traduce en que lo haga yo y no contacte con otras personas que no sea absolutamente necesario-, porque hay que valorar el impacto que esto pueda tener en las relaciones de España con otro tercer país al que todavía no se ha informado de esta decisión”, explicó el diplomático. Y es que la acogida española a Ghali se había ocultado a Rabat para evitar un conflicto diplomático que de todas formas terminó produciéndose, dando lugar a una avalancha migratoria en la frontera de Ceuta.