Castilla y León

Mañueco, a un paso de conseguir la mayoría absoluta

La última encuesta de NC REPORT para LA RAZÓN pronosticaba entre 38 y 40 escaños para el PP y el batacazo de Cs, que perdería hasta once escaños

Y Castilla y León se encamina a elecciones autonómicas. El presidente Alfonso Fernández Mañueco ha optado por pulsar el botón electoral esta misma mañana ante el temor de una traición por parte de Ciudadanos. Tras meses de debate por estas mismas tensiones, hasta ahora el presidente autonómico había descartado este escenario, después de encarrilar los Presupuestos.

Ya con la confirmación del adelanto electoral, LA RAZÓN recupera la encuesta de NC REPORT publicada el pasado 22 de noviembre en la que Mañueco contaba con las encuestas a favor, rozando, incluso, la mayoría absoluta: le faltan entre uno y tres escaños para recuperar esa posición que logró el PP de Juan Vicente Herrera en el año 2011.

Así,, el bloque de la derecha se impondría con solidez al de la izquierda, con hasta 4,3 puntos de ventaja. Los populares volverían a ser primera fuerza política –después de que el PSOE les arrebatase esta condición en 2019– sumando entre nueve y once escaños más, que se traducirán en 112.729 votos más que en 2019. Así, con entre 38 y 40 escaños se puede interpretar como un revulsivo para Mañueco, que viene impulsado de la hegemonía que están aglutinando los populares a nivel nacional en este último año. El presidente se refuerza a costa del batacazo que sufre Cs –socio de Gobierno–, que no logra recuperarse del terremoto que se inició en Murcia. Los naranjas pierden once de sus doce escaños, lo que les deja con el 6,7% de los votos y como cuarta fuerza política en el parlamento autonómico. Se quedan sin 115.646 votos en tan solo dos años. Esta sangría se reparte en hasta 92.000 votos que fidelizan con el PP y hasta 1.000 simpatizantes naranjas que hoy llamarían a la puerta de Vox.

Encuesta NC Report
Encuesta NC Report FOTO: José Luis Montoro

El descalabro electoral que sufre Cs es lo que haría a Mañueco depender de Vox para gobernar. En 2019, a los populares les bastaba Cs, ahora la pinza no suma, a pesar del buen resultado que anota el PP. El escaño con el que se quedaría el partido de Fancisco Igea -que fía a la palabra de Mañueco de no adelantar elecciones su remontada- solo convertiría a los naranjas en clave para la gobernabilidad si el PP logra la mejor de las estimaciones, es decir 40 escaños. Y es que el partido de Santiago Abascal, que en 2019 irrumpió con un escaño, ahora mejoraría su marca con entre cinco y seis escaños más y sumando 38.917 votos. Lograrían entre seis y siete escaños. Con la horquilla mínima sería suficiente para tener mayoría parlamentaria. Vox es el único partido que no cede votantes a ninguna otra fuerza. Los populares ceden a día de hoy 16.000 votos a Vox, dato significativo de la necesidad de que esa vía no siga ensanchándose a un partido en alza. Entre los partidos minoritarios, Unión Por León lograría entre uno y dos escaños, y Por Ávila –escisión del PP– reeditarían su único escaño. De esta manera, si los populares no quieren firmar con Vox, podrían explorar la pinza Cs, UPL y Por Ávila. En la derecha, el PP es quien mejor retiene a su votante.

En la izquierda, los números siguen sin salir. El PSOE pierde la primera plaza y entre cuatro y cinco escaños. Se quedaría con entre 30 y 31 escaños y a su izquierda no hay ecuación posible porque Unidas Podemos continúa estancado en los dos escaños. La opción de disputar la presidencia a Mañueco es inviable. Además, en el cuartel socialista deben atender a la alta cifra de votantes que se fugan al PP, hasta 28.0000. Otros 7.000 socialistas hoy apostarían por Cs. También ceden electores a los morados; hasta 5.000. Por su parte, Podemos también debe cuidar a su electorado. En dos años perderían casi 20.000 votos, de ellos 17.000 se escapan al PSOE.