Martín Blas reclama al juez que impute a Villarejo por su campaña de “acoso y aniquilación” contra él

La defensa del ex jefe de Asuntos Internos responsabiliza al comisario jubilado de intentar desprestigiarle con acusaciones falsas por investigar su trama parapolicial

Martín Blas, ex jefe de Asuntos Internos de la Policía, en una de sus comparecencias en la Audiencia Nacional por el "caso Kitchen"
Martín Blas, ex jefe de Asuntos Internos de la Policía, en una de sus comparecencias en la Audiencia Nacional por el "caso Kitchen"EUROPA PRESS EUROPA PRESS

El comisario jubilado Marcelino Martín Blas reclama a la Audiencia Nacional que abra una nueva línea de investigación en el “caso Kitchen” respecto a José Manuel Villarejo por haber indagado en su vida personal y familiar -lo que se plasmó en el “proyecto Party”- al haber tenido conocimiento, según el ex mando policial, de que estaba investigando sus negocios parapoliciales a través del Grupo Cenyt.

De hecho, responsabiliza a Villarejo de una campaña de “acoso y aniquilación personal y profesional” contra él por medio de la interposición de “denuncias falsas”, que se habrían nutrido de informes realizados por el ex comisario hechos públicos a través de “campañas de difamación”.

En un escrito remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, la defensa de Martín Blas esgrime un informe de Asuntos Internos de octubre de 2020 -que precisamente refleja la incautación en domicilio del socio de Villarejo, Rafael Redondo, de la información registral y empresarial relacionada con el ex jefe de Asuntos Internos “y su entorno personal y familiar” y su patrimonio. Para el letrado Antonio Alberca, todo forma parte de una “campaña de desprestigio y difamación” impulsada por Villarejo con el objetivo de “acosarle” y “obstaculizar” las investigaciones policiales de Martín Blas sobre las actividades del principal imputado en el “caso Tandem”.

Y es que, subraya, Martín Blas “investigó y denunció” las supuestas actividades ilícitas de “la organización criminal inserta en la cúpula de la Policía que precisamente cometían entre otros delitos de descubrimiento y revelación de secretos y blanqueo de capitales, sufriendo todo tipo de represalias”.

Reclama las agendas y grabaciones del ex comisario

De ahí que pida al instructor del “caso Kitchen”, Manuel García Castellón, que abra una pieza separada para investigar estos hechos en la que él pueda ejercer la acusación particular como perjudicado. Además, insta al juez a reclamar a Asuntos Internos las agendas de Villarejo y todas las grabaciones y documentos que hagan referencia a Martín Blas.

El ex jefe de Asuntos Internos advierte asimismo de que Villarejo dispondría de “mucho más material documental”, entre el que figuran sus propias agendas, “en las que se hacen múltiples referencias” a Martín Blas. Todo, subraya, “para neutralizarle”.

Y es que, hace hincapié, en 2014 Asuntos Internos, con Martín Blas al frente, “ya estaba investigando el porqué cierta agencia de detectives poseía información” relativa al “caso Gürtel” y si el origen de la misma era la UDEF, lo que dio lugar al informe Colombo, que reclama que se incorpore al “caso Kitchen” (el espionaje a Luis Bárcenas presuntamente impulsado por Interior para arrebatarle información sensible para el PP).

“Maniobras” para “quemar” al ex jefe de Asuntos Internos

Es desde ese momento, señala, cuando “comienzan las maniobras” de Villarejo para cesar a Martín Blas -que también ha sido procesado en el “caso Kitchen”- como responsable de Asuntos Internos. Para “quemar” a su defendido, afirma el letrado, “se interpusieron denuncias falsas” contra él basadas “en notas e informes falsos fabricados por el comisario Villarejo”.

Tras reseñar múltiples entradas referentes a Martín Blas en las agendas de Villarejo (que se prolongan hasta octubre de 2017, poco antes de su ingreso en prisión), su defensa alude también a supuestas grabaciones manipuladas de reuniones de Martín Blas “con personal del Centro Nacional de Inteligencia” (CNI). Una grabaciones que, se queja, fueron difundidas en varios medios de comunicación “a los efectos de linchar y apartar” de sus funciones al comisario.

El abogado alude igualmente a las conversaciones intervenidas a Villarejo en las que el comisario jubilado “pone de manifiesto los planes de su organización criminal para quitar de en medio a quien le estaba investigando”. Según Alberca, en Asuntos Internos “existe mucho más material que pondría de manifiesto las maniobras de obstrucción a la Justicia” de la supuesta red parapolicial comandada por Villarejo “para impedir las investigaciones dirigidas por Marcelino Martín Blas”, consistentes en el “acoso y aniquilación personal y profesional interponiendo denuncias falsa y orquestando junto a periodistas campañas de difamación”.