La Fiscalía señala a Rajoy por su “posible responsabilidad” en el espionaje a Bárcenas

Anticorrupción considera “imprescindible” que el juez investigue si el ex presidente estaba al tanto de la operación para sustraer al ex tesorero información comprometedora para el PP

Mariano Rajoy, en su declaración como testigo en el juicio del "caso Gürtel" cuando era presidente del Gobierno
Mariano Rajoy, en su declaración como testigo en el juicio del "caso Gürtel" cuando era presidente del Gobierno FOTO: REUTERS TV EFE

La Fiscalía apunta a Mariano Rajoy por la “operación Kitchen”, el supuesto espionaje a Luis Bárcenas que se habría orquestado entre 2013 y 2015 desde el Ministerio del Interior para sustraer al ex tesorero del PP información sensible para el partido. Para Anticorrupción “resulta imprescindible” dilucidar si los ex manos policiales imputados y los que fueran máximos responsables del Ministerio del Interior -tanto el ex ministro Jorge Fernández Díaz como el secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez están investigados- “actuaban en concierto con dirigentes del partido político gubernamental”.

Así lo expone en el recurso que ha interpuesto el Ministerio Público -al que ha tenido acceso este periódico y en el que insiste en la existencia de indicios suficientes contra la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal- contra la decisión del juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón de dar carpetazo a la investigación. La Fiscalía reclama entre otras cosas al magistrado que investigue si el teléfono móvil con el que según el comisario jubilado José Manuel Villarejo daba cuenta a Rajoy de los pormenores de la operación pertenecía o no al entonces jefe del Ejecutivo.

Los fiscales del caso reprochan al magistrado que pretenda “artificialmente delimitar” el objeto de la investigación al “ámbito del Ministerio del Interior, puesto que si la diligencias practicadas reflejan con contundencia y solidez que se habría planificado y desarrollado la operación Kitchen por parte de la cúpula policial -funcionarios policiales del ámbito de la Dirección Adjunta Operativa, con conocimiento y protección del Ministerio del Interior y del secretario de Estado de Seguridad-, esto no implica que las posibles responsabilidades fuera de este ámbito, en concreto, del presidente del Gobierno y de los dirigentes del Partido Popular, no constituya el objeto del procedimiento”.

La “contundencia” de Villarejo

Anticorrupción recuerda que en su última declaración judicial del pasado 2 de julio, Villarejo afirmó “con contundencia que informaba directamente al presidente del Gobierno del desarrollo de la operación Kitchen mediante unos teléfonos específicos para ello” (cinco números). La diligencia solicitada y rechazada por el juez -subraya- “está dirigida a confirmar y corroborar esas afirmaciones”

De ahí que los fiscales muestren su extrañeza por el hecho de que García Castellón considere “impertinente, innecesaria e inútil” esa comprobación “en relación con los teléfonos con los que Villarejo se habría comunicado con el presidente del Gobierno para darle cuenta de las vicisitudes de la operación Kitchen”, al advertir el instructor “el más absoluto vacío indiciario”.

De hecho, Anticorrupción subraya que la operadora de telefonía móvil “permitió identificar” que el número es de “titularidad del Partido Popular”. Y llama la atención sobre el hecho de que “no es la primera ocasión que en el curso de las actuaciones aparecen elementos que confluirían en una posible responsabilidad del presidente del Gobierno”.

“Paco daba novedades al Asturiano”

En este sentido, hace referencia a un audio intervenido a Villarejo que recoge una conversación con el letrado Javier Iglesias, «el Largo», el 19 de febrero de 2017. En la misma el abogado asegura en relación a Francisco Martínez: «Paco tirará para arriba, porque él daba todas las novedades al Asturiano (a quien se identifica con Rajoy), que a veces por la noche hablaban él y Paco por el tema cocinero y éste le decía que el Asturiano le preguntaba qué hay de esto y qué hay de lo otro, porque eso era lo único que le preocupaba».

En esa conversación –añade– Villarejo habría facilitado al letrado «unas notas escritas para hacérselas llegar al Asturiano con la intención de que éste le protegiera en su conflicto con el director del CNI, poniendo de manifiesto que podría desvelar su conocimiento de la operación Kitchen».

En consecuencia, insiste en que “se requiera al representante legal del Partido Popular para que informe sobre la persona o personas que tuviera asignado como teléfono corporativo el uso del número” bajo sospecha.