El Senado acepta que Bárbara Rey comparezca por un supuesto pago tras su relación con Juan Carlos I

Deberá ser la Mesa de la comisión de Interior, formada por tres miembro del PSOE y dos del PP, quien tramite la petición e invite a la vedette para que dé explicaciones ante la cámara Alta

Bárbara Rey
Bárbara Rey

La Mesa del Senado ha aceptado la petición de Compromís en la que solicitaba “la comparecencia de Doña María García García -conocida artísticamente como Bárbara Rey- para que comparezca ante la comisión de Interior del Senado (o en su defecto la que se estime oportuna), con el fin de que explique “la veracidad de las informaciones publicadas según las cuales supuestamente recibió, por parte de personas del entonces CESID, u otros altos estamentos del Estado ( o sus popularmente conocidas como “cloacas”) ingentes cantidades de dinero público de fondos reservados y posibles prebendas como la contratación por parte de una televisión autonómica ( Canal 9), para que no hiciese públicas sus supuestas relaciones con supuestos altos cargos del Estado”.

Así figura en la petición que ha realizado Compromís por lo que dicha comparecencia ya figura en la lista que presentan los partidos para la Comisión de Interior del Senado tal y como consta en la página oficial de la Cámara Alta.

Ahora deberá ser la Mesa de esta comisión, formada por tres miembro del PSOE y dos del PP, quien tramite esta petición, ponga fecha e invite a la vedette a comparecer ante la cámara Alta para dar cuenta de las cuestiones formuladas por la coalición valencianista.

Se da la circunstancia que en la actualidad hay un bloqueo por la falta de actividad de la presidencia de esta comisión, que no ha permitido las comparecencias solicitadas por los grupos, entre las que destacan las emitidas por todos los grupos, dirigidas al propio ministro Fernando Grande-Marlaska.

El senador Carles Mulet, ha remarcado que esta petición puede parecer un asunto propio de la prensa rosa " pero estamos hablando de una enorme malversación de fondos reversados, que por muy materia de secreto de Estado sea, no pueden estar destinadas nunca a comprar el silencio de la aventuras sexuales del ex monarca. Su incontinencia sexual no ha costado presuntamente millones de euros de dinero público; y si bien estamos ante la vergüenza de la irresponsabilidad política de sus actos, de su inviolabilidad e impunidad para delinquir, esta no es aplicable a sus amigas sexuales o los gestores de los fondos reservados. Sabemos que va a ser muy difícil que la vedette confirme estos supuestos sobornos o cohechos, pero nuestra obligación es intentar aportar luz y pedir explicaciones”, destacó el senador.