Madrid

Ayuso: “Necesitamos urgentemente que Sánchez abandone Moncloa. No le importa destruir España”

Habla de España y del PP sin esconderse en argumentarios oficiales. “Con Vox nos une más la defensa de España que lo que nos separa”; “todos en el partido vamos a trabajar al unísono”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, recibe a LARAZÓN en la Puerta del Sol en la semana que ha anunciado un ambicioso plan de natalidad y ha llevado a Pedro Sánchez al Supremo por el reparto de los fondos europeos. Abre el año centrada en la gestión, pero con la incógnita de la fecha del Congreso, que espera que le lleve a liderar, «cuanto antes», el PP de Madrid.

Ha cogido el liderazgo nacional del PP en el apoyo a la natalidad. ¿No teme levantar aún más celos en la dirección de su partido?

El 24 de enero vamos a presentar una batería de 80 medidas, dotadas con 4.500 millones de euros, y que van dirigidas a abordar los retos de la natalidad, de la maternidad y la paternidad, desde todos los puntos de vista. Los recursos son limitados, y por eso hemos elegido grupos prioritarios sobre los que queremos impulsar y adelantar la natalidad. Hay ayudas directas económicas, ayudas a la vivienda, deducciones fiscales e incentivos para ayudar a las empresas a contratar a personas que quieran seguir adelante con su maternidad y su paternidad. También apoyamos las escuelas infantiles, la contratación de personas en el hogar, y la asistencia a mujeres de hasta 45 años en tratamientos de fecundación in vitro y otro tipo de técnicas de reproducción asistida.

¿Qué impacto real tendrá el plan en el aumento de la natalidad?

Es difícil estimarlo porque nunca se había puesto en marcha un proyecto de estas características. Pero el índice de natalidad en Madrid está ahora en los 50.000 niños al año y nos gustaría elevarlo en 20.000 más. También vamos a precisar de la ayuda del Gobierno porque hay mucha legislación, por ejemplo en materia laboral, que depende de él. Y hace falta un pacto de usos y costumbres para, entre todos, empujar en la misma dirección.

¿Llamará a Sánchez para plantearle este pacto?

Hay medidas que dependen solo de nosotros, pero también estamos perfilando otras para las que necesitamos que el Gobierno se implique. Todas las administraciones estamos interrelacionadas y todo lo que tiene que ver con el mundo de la empresa o con las cuestiones laborales son de ámbito estatal. En todo aquello que nos sea útil contar con el Gobierno le pediremos que nos escuche.

¿Se dirigirá a la ministra Irene Montero?

El Ministerio de Igualdad no vale para nada, y mucho menos para ayudar a las mujeres. La verdadera ayuda hay que esperarla de la empresa. Pero, a su vez, las administraciones tenemos que ayudar a las empresas: la inmensa mayoría de los empresarios quieren tener más empleados y quieren contribuir al interés general en una economía de libre mercado, donde la persona, la dimensión de la persona, de la familia, de la vida, también se cuide.

¿Entonces llamará a Sánchez para plantearle ese pacto?

Como les he dicho, hay muchas cuestiones que afectan a la acción de su Gobierno en el ámbito educativo, sanitario y laboral, por lo que lo lógico es hablar con él. Pero, a partir de ahí, luego puede sectorializarse por ministerios y consejerías. En todo caso, si esto sirve para abrir el debate y abordar el problema del invierno demográfico, habremos ya avanzado mucho.

Cuando Calviño le recomienda dejar de pedir fondos de la UE y subir impuestos, ¿qué piensa?

Cuando un Gobierno baja los impuestos no es porque sea más rico, sino porque quiere que haya más ciudadanos trabajando y pagando menos: es una forma de recaudar más. El Gobierno socialista y sus comunidades deben tomar ejemplo. Si suben los impuestos en Madrid, como pretenden hacer, lo único que van a conseguir es que la inversión se vaya de España. Demuestran poco conocimiento fiscal y económico y un ensañamiento constante contra los intereses de la economía que más aporta al conjunto de España.

¿Qué responsabilidad asume sobre la pobreza que hay en las calles de Madrid? Sánchez la señaló en una entrevista esta pasada semana.

Desde el Falcon es difícil ver pobres, y me sorprende que alguien que es incapaz de dar una vuelta por Madrid a pie, hable con tanta ligereza sobre un problema que, evidentemente, existe en todos los rincones del mundo, en unos más que en otros, pero en todos. La situación económica de los ciudadanos, especialmente de los más vulnerables, ha de ser competencia de las administraciones. Pero no estamos aquí para describir problemas, como hizo Sánchez, sino para ofrecer soluciones. El Gobierno de Sánchez sólo ha sido un freno a la empresa y ha dañado las economías más vulnerables, que se sienten cada vez más empobrecidas, y que en Madrid habrían sido todavía más perjudicadas si no llega a ser por la actuación directa del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Aquí solo suben los empleos de los ministros y el número de asesores; las cuotas de los autónomos y el precio de la luz. Me parece de una frivolidad absoluta cómo habló Sánchez de un problema que agrava personalmente. Esta misma semana ha confesado que no le importa destruir España, y ahí están las cifras, somos el país más dañado económicamente por la gestión de la pandemia.

Entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
Entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

¿Dónde ha dicho el presidente que quiere destruir España?

En una entrevista en la Cadena Ser, el mismo lunes, volvió a dejar claro que su única pretensión es estar todo el tiempo que pueda en Moncloa a costa de dar alas a unos socios que tienen como objetivo destruir el país. Aquellos que están centrados exclusivamente en destrozar España son los que se sientan con él en Moncloa. Y por eso pacta cambiar un modelo laboral, que ha conseguido casi tres millones de empleos, con el entorno político de ETA o sigue dando alas al secesionismo catalán con el regalo de 38.000 millones de euros.

La reforma laboral la ha pactado con los empresarios y con los sindicatos.

Teniendo en cuenta que estamos en un Gobierno de corte social comunista, evidentemente la reforma laboral podría haber sido mucho peor. Parece que, por eso, hay que aceptarla como un mal menor, pero yo no estoy de acuerdo. En primer lugar, no se ha pactado con el principal partido de la oposición, que es quien lideró la anterior reforma y el que va a gobernar España...

Tampoco la pactó el PP con el PSOE, y aquí hay un consenso social que no hubo en el pasado.

Además de esta falta de acuerdo con el principal partido de la oposición, no se puede aceptar que se convierta en un lavado de imagen para que la parroquia de la izquierda extrema no se enfade. Hemos perdido una gran oportunidad para flexibilizar el mercado, para ayudar al que realmente contrata con su dinero y su patrimonio, que es el empresario español, y para abordar los problemas del desempleo juvenil y de la calidad del mismo.

Si es una oportunidad perdida para el empresario, ¿por qué cree que la patronal ha dado su apoyo?

Con un Gobierno que está en manos de comunistas, que atenta contra los mercados y contra el consumo, ha visto que, dentro de todo lo que se podía esperar, esta reforma es el mal menor.

Sánchez se ha movido hacia donde usted estaba en relación a la pandemia. Es verdad que en otro momento y con otros instrumentos. ¿Pero eso es bueno para España?

Es una mentira más de Sánchez. En la primera ola, cuando nadie hacía nada, nosotros fuimos los primeros en cerrar los colegios, en traer material sanitario y en levantar un hospital. Luego, intentó tapar sus errores dándonos lecciones a los demás bajo la pancarta de que eran los más preocupados por la sanidad y por la vida porque lo cerraban todo. Y esto no mejoró el problema sanitario y provocó un desastre económico. Ahora intenta aparentar que es el más preocupado por la economía y el mejor gestor, cuando también es falso. Este Gobierno es el que peor ha gestionado la pandemia desde el punto de vista sanitario y económico dentro de la UE. Y, sí, han acabado copiando todo lo que han criticado de la Comunidad de Madrid. Y no me sorprendería que empiecen a hablar de natalidad, igual que han comenzado a tomar nota de nuestra oficina del español... Ahora, hablan mucho, pero gestionan cero.

Al menos, en coherencia con su política, ¿está de acuerdo con Sánchez en empezar a gripalizar la gestión de la pandemia?

Ésta es una decisión de la Consejería de Sanidad, que tiene su propio comité de expertos compuesto por la mayoría de los jefes de servicio de los hospitales madrileños, y no por filósofos, como el del Gobierno de España durante la pandemia. Nuestro consejero y todos los directores generales están licenciados en Medicina. En cualquier caso, de momento la OMS ha dicho que es demasiado pronto para abrir ese debate.

Campaña de las elecciones en Castilla y León. Los barones del PP la siguen en su denuncia contra el reparto de los fondos. Y convierten el «ayusismo» en lema electoral. ¿Le sorprende después de las diferencias que mantuvieron con usted?

En las elecciones de Castilla y León estaré donde me pida el partido. Lo mejor es preguntarle siempre al equipo directo del candidato dónde considera que puedes ser más útil y hacer lo que te digan.

Dicen que todas las provincias quieren que participe en sus actos, y Génova ha impuesto que se la invite sólo a un mitin para que no capitalice el protagonismo de la campaña.

Se me escapa esto que me comentan. Yo he pedido al candidato que me diga dónde cree que es mejor que esté y haré siempre lo que me pida.

Entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
Entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

¿Usted vería bien los pactos de gobierno del PP con Vox?

El presidente de Castilla y León tiene que aspirar a conseguir en las urnas una mayoría amplísima que le permita dirigir un gobierno en libertad. Estos años hemos visto que los gobiernos de coalición son muy complejos y no siempre redundan en beneficio de los ciudadanos. Así que, ojalá tenga una amplia mayoría, y luego, sin necesitarlos para gobernar, claro que hay que llegar a acuerdos con otros partidos.

¿Pero entiende que con Vox haya que levantar muros que no se exigen con Podemos o con otras fuerzas?

En Madrid, yo sólo necesito que Vox no se sume a la izquierda para bloquear iniciativas y, aun así, creo que es bueno que nos entendamos porque una propuesta que sale con la suma de mis 65 diputados y los 13 de Vox es mejor porque representa a más ciudadanos.

Entonces, ¿no ve problema a que Casado pueda tener que gobernar en alianza con Vox?

También les digo que es verdad que Vox no siempre favorece los debates. Ni siempre se ha portado bien conmigo. Y hay ocasiones en las que se colocan en posiciones auto excluyentes. Pero también es cierto que hay muchas políticas en las que los dos partidos podemos llegar a estar de acuerdo. Entre nosotros hay cuestiones en las que el entendimiento es más fácil, desde luego, que con el resto de los partidos. Y si nos elevamos, y pensamos qué le conviene a España, es evidente que España necesita urgentemente que el PSOE y, en concreto, Pedro Sánchez, abandone La Moncloa. Este objetivo nos une más que otras pequeñas cuestiones en las que discrepamos.

¿Se siente arropada por la dirección de su partido?

A veces he tenido la sensación de que decisiones políticas que impulsamos desde la Comunidad Madrid las tenemos que defender solos. También puede ser, en parte, porque la pandemia nos ha llevado a situaciones completamente anómalas. Pero bueno, este lunes pasado hubo un desayuno informativo y allí estuvo la dirección del partido. Tenemos por delante dos años clave para España y todos vamos a trabajar al unísono.

Dicen que si estuvieron en ese desayuno e hicieron el gesto de arroparla, fue sólo porque en Génova han tomado nota de que la tensión con usted les perjudica electoralmente.

A mí me parece que fue una buena decisión comenzar el año con el presidente de Castilla y León, y ellos quisieron acompañarnos.

Si, finalmente, no llega a ser presidenta del PP de Madrid, ¿aceptaría ser la candidata a la Comunidad?

Creo que ésa sería la voluntad mayoritaria de los votantes y afiliados, y me debo a ellos. Pero no hay nada mejor que un Congreso para preguntárselo. Lo coherente, lo normal, es que se celebre un Congreso como marcan los estatutos, con total transparencia, normalidad y buscando la máxima participación de los afiliados de base.

¿Duda de que no vaya a ser así?

Digo que creo que es lo coherente. Llevo 17 años dentro del partido y quiero lo mejor para él. Llevo dos años y medio optando siempre por lo más conveniente y lo correcto, que no es lo más fácil. Y en clave de partido, un congreso, con esas condiciones, es lo más correcto.

Génova ha pedido esta semana unidad en el congreso de Madrid. ¿En qué consiste para usted esa unidad?

Llevo 17 años en el Partido Popular, dando absolutamente todo lo mejor de mí misma. No he hecho otra cosa más que trabajar por el PP de Madrid durante este tiempo y trabajar, precisamente, por la unidad durante los años más complicados de su historia. Cuando llegue el momento, presentaré un proyecto y una lista, presentaré mi proyecto y buscaré el mayor apoyo posible entre las filas del partido. Será un proyecto hecho por gente del PP para gente del PP.

¿Entendería que por culpa de las elecciones el Congreso se retrase más allá de junio?

No veo razón para que no se celebren los congresos pendientes en el resto de las comunidades autónomas donde no tenemos elecciones. Imagino que el calendario seguirá con normalidad. Tenemos la obligación, porque nadie entendería que no lo hiciéramos así, de ser conscientes del momento clave que estamos viviendo en España. A mí nada me gustaría más, y creo que va a ser así, que Pablo Casado llegue a La Moncloa y que su campaña en Madrid sea con mi apoyo como presidenta del partido. Nada me gustaría más que estar a su lado para que alcance ese objetivo lo antes posible.

¿Eso no puede conseguirlo sin que sea usted la presidenta del PP de Madrid?

Mi candidatura es la decisión más coherente, como les dije antes.

¿Aceptaría un secretario general de la confianza de Génova para blindar la unidad?

No hay ni fecha para el congreso y no me he planteado los nombres de mi equipo. Cuando presente la candidatura, también presentaré el proyecto que quiero encabezar. Conozco el PP de Madrid como pocas personas en estos momentos, he estado en todo tipo de responsabilidades al frente de esta organización y ahora mismo estoy al frente del Gobierno de la Comunidad Madrid y conozco prácticamente todos sus municipios. Evidentemente, el proyecto pasa por el consenso, el entendimiento y la máxima representatividad. Y esto no implica bandos, sino que en este proyecto se vea representado el gobierno de la Comunidad, los parlamentarios de la Asamblea y los municipios.

La foto con García Egea quiere decir que han normalizado la interlocución. ¿Se hablan?

Como tampoco ha habido un problema concreto, no hay una solución concreta. Hay días en los que todo fluye con normalidad y, otras veces, ves proyectada en la prensa cosas que no sabes ni cómo han llegado hasta ahí.

No nos ha contestado si usted da por acabada la «guerra» que libra con la Secretaría General del partido.

La situación que atraviesa España es gravísima porque todo lo que ocurre en política afecta después a la empresa y a la imagen de nuestro país. La situación es tan grave que nadie entendería que yo no estuviera centrada en la Comunidad de Madrid y que mis compañeros de la dirección nacional no estuvieran sólo ocupados en presentar la alternativa a este proyecto de deterioro de España que lidera Sánchez.

Entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
Entrevista a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. FOTO: Jesús G. Feria La Razon