Sociedad

Renovación en junio

El último compromiso de Trevijano: el aborto se debatirá en el Constitucional

La intención del presidente del Tribunal es que el texto sobre el recurso de la ley de interrupción del embarazo se conozca en el pleno antes de que se produzca la renovación de cuatro magistrados en junio

Pedro González-Trevijano, presidente del Tribunal Constitucional
Pedro González-Trevijano, presidente del Tribunal ConstitucionalALEJANDRO OLEAla razon

Lo prometió y lo cumplirá. O al menos esa es toda la intención del presidente del Tribunal Constitucional, Pedro González-Trevijano, que se comprometió hace meses a debatir el recurso del PP de 2010 sobre la Ley del aborto antes de que termine su mandato. Fuentes cercanas al actual jefe del órgano a quien, en principio, le quedan escasas semanas para marcharse, aseguran que pretende debatir el texto en pleno -con la totalidad de los magistrados- antes de que se produzca la renovación.

«Es un asunto de vergüenza institucional» subrayan estas fuentes. Un total de 50 diputados populares recurrieron hace ya doce años la norma sobre la interrupción del embarazo aprobada en el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero y, desde entonces, ha pasado por tres manos diferentes que han configurado distintos borradores de sentencia. Nunca ninguno se ha llegado a debatir. El compromiso de Trevijano llega hasta ahí: hasta el debate. Que salga o no un fallo es algo que ninguna de estas fuentes se atreve a vaticinar por lo sensible de la materia, pero al menos que de puertas para fuera los ciudadanos vean una intención por parte del tribunal de no seguir bloqueando la revisión que más tiempo ha estado en un cajón en la historia.

El orden del día depende única y exclusivamente del presidente. El anterior, Juan José González Rivas, nunca lo introdujo a pesar de que el magistrado Andrés Ollero tenía la redacción finiquitada. Y no lo hizo porque sabía que no generaba consenso. El borrador de Ollero declaraba la mayor parte de la ley contraria a la carta magna en base al artículo 5: «todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral».. El borrador ahora está en manos del magistrado Enrique Arnaldo que también tiene el texto avanzado. Las fuentes consultadas no aclaran si se trata de una postura más similar a la que tuvo años atrás la primera ponente Elisa Pérez Vera -que era favorable a la ley- o a la de Ollero, pero expresan que hay toda una gama de «grises» entre una cosa y otra.

La propuesta del Ministerio de Igualdad de actualizar la Ley del Aborto conocida este lunes no supone ninguna traba, dicen. La intención de la ministra Irene Montero es llevarla al Consejo de Ministros el próximo martes, pero los trámites son mucho más largos teniendo en cuenta que tiene que pasar por diferentes órganos para diferentes informes preceptivos. Así que los tiempos del alto tribunal no van a cambiar, explican a LA RAZÓN.

El mandato de Trevijano decae en junio si se produce la renovación en tiempo y forma y todavía queda por conocer el orden del día del último pleno que se celebrará ese mes. Puede que entonces se incluya el aborto, pero puede que se deje para un poco más adelante (en julio seguirá habiendo pleno) si el Tribunal tiene la certeza de que la renovación se retrasará. PP y PSOE tienen que pactar el cambio del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) antes.

Esta será la primera -y puede que última- ley «polémica» que se lleve a debate porque el efímero mandato de Trevijano se ha caracterizado por la tranquilidad. El presidente llegó dispuesto a coser todos los rotos que había generado el debate de las leyes sobre los estados de alarma durante el Covid-19, que fracturaron literalmente en dos a conservadores y progresistas. Trevijano ha querido borrar estas etiquetas y eliminar las posturas marcadas antes de entrar en los plenos para sacar sentencias con amplios consensos y devolver la armonía a las paredes redondas del edificio. Algo que muchos de los consultados alaban.