Tensión en el Congreso: Batet frena el uso del catalán a dos diputados independentistas

La presidenta de la cámara baja termina retirando el uso de la palabra al parlamentario de la CUP, Albert Botran

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha frenado en seco a Albert Botran y Míriam Nogueras, diputados de la CUP y JxCat, cuando han intentado hablar en catalán esta tarde en el Congreso. Batet, que ha advertido seis veces al parlamentario cupero para que se pasara al castellano, ha terminado por retirarle la palabra. Botran se ha resistido a cambiar de idioma en todo momento y se ha marchado de la tribuna con una reivindicación: “A nadie se le obligó nunca a hablar en castellano”, ha señalado.

Se debatía una proposición de Ley del PP sobre la creación de una alta inspección educativa, dirigida a vigilar el cumplimiento de la sentencia del 25% de castellano en la educación catalana. Y Botran ha querido hacer su intervención en catalán a modo reivindicativo y en defensa del modelo de inmersión lingüística, aunque también ha aprovechado para lanzar reproches contra el regreso del Rey Emérito.

La propuesta legislativa de los populares, que consta de 16 artículos, regula las competencias de la alta inspección educativa, las facultades, actuaciones, las relaciones con los poderes públicos o los órganos que la componen. Tiene como objetivo, entre otras cosas, revisar los currículos escolares, velar por el “derecho” de recibir enseñanza en “la lengua oficial del Estado” o garantizar la “neutralidad ideológica”.

También la diputada de JxCat, Míriam Nogueras, ha sido también reivindicativo, aunque menos que Botran y ha usado el catalán solo para una frase: “La escuela en catalán, ahora y siempre, viva Cataluña libre”, ha exclamado Nogueras quien ha defendido que la educación catalana garantiza el conocimiento del catalán y el castellano con la inmersión lingüística, aunque sea con un acento particular y diferente al resto de castellanohablantes.

Desde ERC, Montserrat Bassa, ha sostenido que les “ofende y agrede” “los intentos de los españoles de imponernos su lengua” y ha advertido al PSOE que si no defienden la lengua catalana “serán cómplices de este intento de aniquilación” de su lengua y de su “pueblo”.