Pino y su equipo negaron ante el juez que intentaran encubrir a Villarejo

Nuevos audios muestran lo que opinaba el ex DAO de la Policía sobre el inspector que investigaba al PP por “Gürtel”: “Es para descargarle un cargador en la cabeza”

Extracto de las declaraciones ante el juez
Extracto de las declaraciones ante el juez FOTO: foto La Razón

Un año después de haberse reunido para tratar de encubrir al excomisario José Manuel Villarejo, el exdirector adjunto operativo (DAO) de la Policía Eugenio Pino, el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño, y Fuentes Gago, mano derecha de Pino, lo negaban ante el juez. Y eso que estaba grabado, como confirmaron los audios desvelados el miércoles en el programa “Al Rojo Vivo” de La Sexta, y tenían la obligación de decir la verdad en sede judicial, ya que declaraban como testigos.

Así queda demostrado en la transcripciones de sus declaraciones ante el juez Arturo Zamarriego, en las que el magistrado pregunta en varias ocasiones a cada uno de los declarantes si mantuvieron alguna reunión en la que se tratara de encubrir a Villarejo, cuyo nombre apareció en el marco de la investigación sobre el “Pequeño Nicolás”. De hecho, ante las respuestas poco claras de estos altos mandos policiales, no duda en insistir para aclararlo.

“Mentir es un delito y omitir información es otro”, avisaba el juez a los acusados dejando claro que tenían “la obligación no solamente de decir la verdad, sino también de decir todo lo que sabe”. Pese a ello, Pino y su equipo negaron de diferentes formas haber presionado al inspector Rubén Eladio para frenar una investigación sobre el excomisario.

“Sí o no. Tiene que mojarse”

Así, a Fuentes Gago le preguntó: “¿Le dijo el DAO al inspector Rubén López que no informara (...) de esa reunión (...) al comisario Marcelino Martín Blas?”. A lo que responde, primero con un entrecortado “No lo...”, ante lo que el juez insiste: “Le ruego que piense la respuesta y nos la diga con tranquilidad”. La respuesta de Gago sigue siendo poco clara: “No, no creo...”, por lo que el magistrado vuelve a insistir: “No creo, no. Me tiene que decir sí o no. Tiene que mojarse”. Tras varias evasivas, finalmente apunta que “no, no lo escuche”.

En el caso de Pino, más de lo mismo: negó que tuviera capacidad de hacer que el instructor se olvidase de Villarejo. “La imaginación de algunos, señoría, es muy poderosa. Yo no tengo ninguna capacidad para influir en un instructor”, dijo.

Por su parte, García Castaño, ante la pregunta de si estuvo en una reunión en la que se tratase el caso del “Pequeño Nicolás, dijo en primer lugar: “No, le digo la verdad. He estado en reuniones en las que se ha comentado el ‘caso Nicolás’, pero como anécdota”, para poco después apuntar ante la insistencia del juez Zammariego: “En una reunión en la que se hubiera hablado en concreto de la documentación del tema Nicolás... se lo digo taxativamente, no”.

Pero, además de estas novedades, también se conocieron ayer otros audios de una reunión de diciembre de 2014 en el despacho de Pino en la que, además de los anteriormente citados, también se encontraba Agustín Linares, quien fue Director Adjunto Operativo de la Policía entre lo años 1987 y 1994. En esa conversación también se atacaba y criticaba a otros inspectores que investigaban las corruptelas. En esta ocasión, sobre Manuel Morocho, ex inspector de jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y principal investigador de la Gürtel.

“En toda la cabeza”

Sobre él, el propio Eugenio Pino se refiere a él con esta frase: “Es para cogerla pistola y descargarle un cargador a Morocho... en toda la cabeza... No, no... descargársela y tal...”, asegura el ex DAO en presencia de Villarejo, Gago, García Castaño y Linares.

Extracto de los nuevos audios desvelados
Extracto de los nuevos audios desvelados FOTO: foto La Razón

En esa reunión, en la que está Linares, ya jubilado, lo que Pino justifica asegurando: “Te he llamado a ti porque fundamentalmente eres el padre putativo, aparente, padre aparente de Don Pepe Villarejo. Así que dile a él que Dios, qué buen vasallo (...) Así que déjate de hacer gilipolleces, y tú haz las cosas que las estás haciendo muy bien”.

Una petición que le hace básicamente para tranquilizar al excomisario y evitar que, como amenazó tras conocer que su nombre aparecía en la investigación del “Pequeño Nicolás”, tirar de la manta en relación a la “Operación Kitchen” y desvelara, entre otros datos, información sobre el “cocinero”, el chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas, captado para robarle pruebas.