Descubrimos de quién es el coche de Froilán que provoca tantas críticas

Podemitas como Pablo Echenique, antimonárquicos y tuiteros han estallado al ver al nieto del rey Juan Carlos al volante de un lujoso modelo valorado en 80.000 euros.

La polémica estallaba hace unos días en Twitter, cuando unas fotografías de Felipe Marichalar y Borbón (20), “Froilán” para los españoles de a pié, conduciendo su nuevo coche desataban las críticas de los tuiteros que criticaban el último capricho del nieto mayor del Emérito.

Esta vez, la nueva polémica que afronta la Casa Real no afecta a Don Juan Carlos, ni a sus “amigas entrañables”, ni a su yerno encarcelado, sino que ha sido su nieto, Felipe Juan Froilán, quien ha vuelto a indignar a un gran número de seguidores en estas redes. El hijo mayor de la infanta Elena y de Jaime de Marichalar protagoniza el último escándalo al politizarse lo que muchos consideran otro ejemplo de los desmanes y lujos de la realeza.

Todo por su recién estrenado nuevo coche, que algunos medios aseguran que es el regalo por su cumpleaños y que, habría estrenado nada más aprobar el carnet de conducir este verano. Se trata nada menos que un Audi Q3 Sportback de color rojo, cuyo precio oscila entre los 34.000 y los 80.000 euros, y que es eléctrico.

La imagen del lujoso coche de Froilán trascendía el día del cumpleaños de su hermana Victoria. Ambos hermanos se montaban en el reluciente vehículo para ir a comer juntos en el día de la onomástica de Vic. Y es que con la que está cayendo a raíz de la abdicación del anterior monarca, casi nadie puede aceptar que sea apropiado que su nieto mayor conduzca, a sus 22 años y siendo estudiante, un vehículo de estas características.

Y aún menos, Pablo Echenique, que ha encontrado en el “cochazo de Froilán”otro filón para atacar a la familia del rey. El portavoz de Podemos se ha sumado a la corriente de críticas de Twitter y se ha escandalizado con el coste del vehículo, aprovechando para cargar contra don Juan Carlos. Nada más trascender la noticia sobre la compra del deportivo, Echenique tuiteaba “La duda es si el coche de 80.000€ (unos 7 años de salario mínimo) que le compraron a un adolescente de 20 años se pagó con dinero negro saudí obtenido ilegalmente por el ex Jefe de Estado o no. Lo terrible para la democracia es que no es broma.”

Aunque las críticas de Pablo Echenique tuvieron respuesta de quiénes le recordaban que otros comunistas como su jefe, Pablo Iglesias, vivían como auténticos reyes y destacaban que su presidente vive en una mansión y conduce vehículos de gama aún superior.

El “cochazo” de Froilán, no es suyo, es alquilado

Pero lo que este diario ha podido descubrir es algo que da un giro inesperado a todas las críticas que ha recibido el hijo de la Infanta Elena, la más discreta y austera de los hijos del Rey Juan Carlos. El deportivo de lujo que conduce Froilán es alquilado y no es de su propiedad.

No se trata ni siquiera de un “renting” o un “leasing” sino de un alquiler con una compañía del sector. Hemos consultado en internet cuanto podría costar al mes alquilar el mismo vehículo y nos encontramos con precios que oscilan entre los 850 y los mil euros al mes. Sin duda, es la opción que ha encontrado Felipe para conducir un coche de lujo, hasta que pueda comprar uno.

Y es que, a pesar de lo que se ha publicado, no es precisamente la Infanta Elena una mujer que le guste presumir de gustos caros. Conduce desde hace más de diez años el mismo coche, un viejo Volvo, que le suele dejar a Victoria cuando lo necesita. También hemos visto en algunas ocasiones a Vic al volante de un Audi, de menor cilindrada y mucho más discreto. Sin más vehículos en la flota familiar de la Duquesa de Lugo, todo parece indicar que se habría decidido a alquilar un coche temporalmente para su hijo mayor.

En cualquier caso, hay que recordar que la Infanta Elena ya no tiene asignación, al no formar parte de la Familia Real y sus ingresos vienen de su formidable sueldo al frente de la Fundación Maphre. Al margen del dinero que pueda tener la Infanta Elena, el padre de Froilán, Jaime de Marichalar, tiene un elevado nivel de vida gracias a la herencia de casi mil millones de las antiguas pesetas que recibió de una tía suya al poco de casarse con la Infanta y de sus retribuciones como consejero de grandes multinacionales. Unos ingresos que les permiten, sin esfuerzo alguno, pagar el alquiler o comprar el coche que quieran a sus hijos.