Isabel Pantoja blinda Cantora por Navidad

No cuenta ni con Isa ni con Kiko para tomar el turrón en la polémica finca en la que se atrinchera junto a su hermano Agustín y su madre enferma.

Isabel Pantoja, Isa Pantoja y Kiko Rivera Pantoja
Isabel Pantoja, Isa Pantoja y Kiko Rivera Pantoja

Este año no habrá villancicos en Cantora para celebrar la Navidad. Cumpliendo estrictamente las medidas impuestas por el Gobierno para evitar propagar la pandemia, en Cantora tan sólo serán tres en la mesa: Isabel Pantoja cenará con su hermano Agustín y su madre, Doña Ana.

Tras las polémicas declaraciones de su hijo Kiko Rivera en prensa y televisión que han dado lugar a actuaciones legales del DJ para solventar los problemas económicos que lastran la herencia que recibió de su padre, la relación entre madre e hijo vive sus horas más bajas. Tanto es así, que la tonadillera se niega a establecer ningún tipo de contacto con el DJ lo que dificulta, aún más, que solucionen sus problemas. La difícil situación familiar lleva camino de cobrarse una nueva víctima: Isa Pi.

La hija de Isabel Pantoja, que ha vivido toda la polémica confinada en “La casa fuerte”, se ofreció desde el primer momento a mediar en el conflicto familiar. Pero, tras ser expulsada junto a su novio Asraf del concurso, se ha encontrado con que su madre ni siquiera le coge el teléfono. Así, la verja de Cantora está cerrada a cal y canto para Isa Pi, que ya ha decidido que cenará en Nochebuena con su verdadera familia: Asraf y su hijo Alberto.

Isabel Pantoja se niega también a hablar con su propia hija.

La hija de la tonadillera ya ha podido hablar con su hermano quién la ha puesto al día de lo qué ha provocado esta inesperada guerra con su madre. Así se lo ha confesado la influencer a Jorge Javier Vázquez, algo que que ya había destapado Irene Rosales en ‘Viva la vida’ el pasado sábado. Pero lo que nadie esperaba es saber por boca de Isa las dificultades con las que se había encontrado para poder hablar con su propia madre.

“He intentado ponerme en contacto con mi madre… Me gustaría saber quién tiene su teléfono o cómo puedo hablar con ella”, decía Isa con tristeza. Jorge Javier Vázquez intentaba bromear sobre el asunto: “Si alguien ha encontrado el móvil de Isabel Pantoja que se lo devuelva, está en Cantora”. “Suponemos que está en Cantora”-decía Isa con ironía.

La tonadillera se negó a hablar con su hija dos veces cuando esta la llamó desde el reality tampoco está dispuesta a hacerlo ahora que no hay cámaras de por medio. Y es que, a pesar de su defensa, su madre le ha vuelto a dar la espalda para evitar que Isa se erija como mediadora familiar, algo que también le ha pedido su hermano.

Kiko Rivera, anoche en el programa 'Cantora, la herencia envenenada'.
Kiko Rivera, anoche en el programa 'Cantora, la herencia envenenada'.Telecinco

Con Kiko aseguró que todo está muy bien. Fue Irene Rosales la que confirmó que su marido le ha pedido a su hermana que visite a su madre en Cantora, pero Isa se ha encontrado con que la artista se cierra en banda a facilitar llegar a un entendimiento con su primogénito. De hecho, este podría ser el motivo por el que la tonadillera se niegue incluso a ver a su hija pequeña.

Isa ha reconocido que le produjo dolor ver los ataques de su hermano a su madre en “La herencia envenenada”

La joven reconocía que ya había visto la primera entrega de ‘Cantora: la herencia envenenada’, en donde Kiko Rivera hizo las confesiones más desgarradoras sobre su madre y reconoció que le produjo “dolor” escuchar todas y cada una de las informaciones que se vertieron.

“Como está la situación, mi madre no va a celebrar la Navidad-avanzaba reconociendo que ni siquiera había podido preguntárselo-. Creo que no lo va a celebrar. Yo lo haré en casa con Asraf y el niño. Me encantaría estar con mi hermano pero él estará con la familia de Irene y más con lo que ha pasado”, reconocía Isa a Jorge Javier.