La noche que Bertín Osborne se “ligó” a Fabiola

Durante una cena en un famoso mesón segoviano

Mariló Montero y Bertín Osborne
Mariló Montero y Bertín Osborne

Año 2001. Cena en el meson segoviano “Cándido”. Bertin Osborne se sienta a mi lado.No hace otra cosa que mirar a una joven con rasgos latinos que tenemos en frente. Me dice: “que te apuestas a que me ligo a esa mujer”. Me entra la risa. La chica se levanta y va hacia el baño. Bertin sale detrás. Vuelve sonriente y presume: “ya está en el bote”. Cuando nos despedimos veo que la sudamericana aparece con el representante del artista. Y se meten los tres en el mismo coche.

Mes y medio después voy a casa de Bertin a entrevistarle. Cuando mi fotógrafo se marcha, mi anfitrión me pide que espere un momento”.

Grita: “baja Fabiola”.. Y aparece en escena la misma mujer de la noche segoviana. Entones, los dos me cuentan que aquel día ya estaban juntos, y que me habían gastado una broma.

Fui el primer periodista en enterarme de una relación que solamente conocían sus amigos más cercanos. Era una gran exclusiva, pero me rogaron que no contara nada. La unión estaba en sus inicios y no querían airearla.

Hoy, veinte años después, me entero de que esta pareja tan mediática ha roto. Y puedo asegurar que no hay terceras personas de por medio. Conociendo como conozco a Bertin sé que a Fabiola no le va a faltar nada y que seguirán siendo grandes amigos. Hace un mes ya me advirtieron desde su entorno que el matrimonio vivía una crisis, que la situación pintaba mal. Pero ni se me ocurrió pensar que podrían separarse. Y eso que mi fuente era de primera mano y de toda solvencia. Decidí callar ante el ruego de mi confidente, porque confiaba en que el matrimonio no se fuera a pique.

Recuerdo cuando Fabiola me contaba, orgullosa, que “mi marido es el mejor padre del mundo. Cuando nos presentaron ya sabía de su fama de ligón, pero a mi lado ha cambiado. Me importa el presente, no el pasado”. Por desgracia, ese presente es completamente infeliz.