Operación Cuarto Puente: el plan ante la muerte del duque de Edimburgo

El príncipe Felipe tiene derecho a un funeral de Estado pero, al parecer, no se sentía cómodo con la idea y habría solicitado un acto más discreto e íntimo

Thumbnail

Felipe de Edimburgo, fallecido este viernes, 9 de abril, ha permanecido enfermo durante las últimas semanas, y requerido atención médica en numerosas ocasiones en los últimos años, incluida una operación coronaria de emergencia en 2011 para desbloquear una de sus arterias y desde hace tiempo los rotativos han estado explicando la “Operación Cuarto Puente”, el código secreto que establece el protocolo y los procedimientos que se activarían si, en algún momento, se produce el desenlace. Tal y como explica la prensa británica, los miembros de la realeza se aseguran un plan estricto para gestionar cada paso, desde el funeral hasta el entierro, en caso de fallecimiento.

El duque de Edimburgo junto su esposa, la reina Isabel II
El duque de Edimburgo junto su esposa, la reina Isabel II

El ex secretario de prensa de palacio, Dickie Arbiter, explicó a Yahoo UK que la referencia al puente tiene un significado, “el paso de la vida al más allá”, y que todos los miembros de la realeza están muy involucrados en la planificación y ensayo de sus propios funerales: “El código ‘puentes’ existe desde hace décadas... todos los miembros de la realeza conocen el término y todos los miembros de la realeza firman sus trámites funerarios”. En el caso del príncipe Felipe, el “Cuarto Puente” hace referencia a un puente de la UNSECO en Edimburgo.

El duque de Edimburgo, en una imagen de archivo
El duque de Edimburgo, en una imagen de archivo

Un funeral íntimo

En cuanto ha muerto el duque de Edimburgo fallezca, una de las primeras personas a las que se avisa es al Lord Chambelán, que es el funcionario de mayor rango de la Casa Real británica, que recibe instrucciones de la reina sobre sus exigencias específicas en cuanto al anuncio de la muerte: este anuncio serían realizado por el Palacio de Buckingham y los primeros en recibir la noticia serían la Asociación de Prensa y la BBC. Si el príncipe Felipe muerte durante el día, como así ha sido, los medios de comunicación son notificados poco después, pero si hubiese fallecido durante la noche, el anuncio se habría retrasado hasta las 8 de la mañana del día siguiente.

Cuando fallece un miembro de la realeza de alto rango, como la reina, su marido o el príncipe Carlos, Inglaterra entra instantáneamente en un periodo de luto nacional que dura entre 12 y 14 días. Durante este periodo, todas las banderas deben bajarse a media asta y no se llevan a cabo asuntos de Estado. Del mismo modo y en señal de respeto, todos los comunicadores, presentadores de televisión y personalidades visten de negro.

La reina Isabel II (i) y el duque Felipe de Edimburgo
La reina Isabel II (i) y el duque Felipe de Edimburgo

Al ser el marido de la reina, el duque de Edimburgo tiene derecho a un funeral de Estado completo, similar al de la princesa Diana en 1997, y al de la reina madre en 2002. Sin embargo, según revela The New Daily, el duque habría expresado en alguna ocasión sentirse incómodo con el alboroto y la atención, y habría solicitado un funeral más discreto e íntimo. En lugar de “yacer en púbico”, en la Abadía de Westminster antes del entierro en la Capilla de San Jorge, donde los asistentes pueden mostrar sus condolencias, el príncipe preferiría un funeral privado. Sólo se invitaría a amigos, familiares y jefes de Estado de otros países de la Commonwealth.

El funeral de estilo militar se celebraría en la Capilla de San Jorge de Windsor, seguido de un entierro en los Jardines Frogmore.