Real Madrid

La historia de amor de Iker Casillas y Sara Carbonero

Desde los rumores en el Mundial de Sudáfrica hasta su lucha por superar el infarto del guardameta y el cáncer de ovario de la periodista

Iker Casillas y Sara Carbonero ponen fin a su relación tras casi cinco años de matrimonio y dos hijos en común
Iker Casillas y Sara Carbonero ponen fin a su relación tras casi cinco años de matrimonio y dos hijos en común

Todo el mundo recuerda el apasionado beso de Iker Casillas a Sara Carbonero minutos después de que la Seleccion Española de Fútbol ganara el Mundial. En ese momento se hizo oficial un rumor que pesaba como una losa para los dos. Hoy, diez años después, la pareja podría haber puesto punto y final a su relación, según publica en portada la revista Lecturas pero que luego fue desmentido por Hola.

Para vivir el comienzo de su historia de amor hay que remontarse a un año antes del famoso beso. En 2009, la periodista se convirtió en el fichaje estrella de Telecinco para la cobertura de la Copa Confederaciones que España disputaba ese año en Sudáfrica, donde conoció en persona al guardameta.

Su relación nunca ha sido un camino de rosas, ni siquiera al inicio de su romance. En aquel entonces,”hablaban por teléfono a menudo, por temas de trabajo, pero Sara no estaba muy por la labor. Ya sabes la fama que tienen los futbolistas en general”, comentó su compañera de profesión y amiga Susana Guasch a Vanity Fair.

Todo cambió en el cumpleaños de Sara Carbonero, el 3 de febrero. Iker trataba de conquistarla a toda costa, pero la periodista se negaba por la repercusión que tendría su noviazgo. Nira Juanco relató a la revista cómo fue el acto romántico que terminó de convencer a Sara: “Iker me llamó para darle una sorpresa a Sara por su cumple. Quería demostrar que le interesaba de verdad”. Esa noche, Sara y sus amigas fueron al teatro y después salieron a cenar. “Allí apareció él a las 12 de la noche en el restaurante, con regalo incluido. Ella se quedó petrificada. A partir de ahí la relación ya fue imparable”, narra Juanco.

Luego llegaron los rumores incansables sobre su relación y la distracción que suponía en una competición tan importante como el Mundial de fútbol. España logró superar a todos sus rivales y, en la entrevista postpartido, Iker Casillas no se pudo aguantar las ganas de besar a su novia delante de las cámaras. Historia de la televisión.

Casi cuatro años después del famoso beso, en 2014, llegó Martín, el primer hijo de la pareja. Iker y Sara seguían superando los baches en su relación, con el guardameta en boca de todos por su situación en el Real Madrid y con Sara intentando mostrarse lo más imparcial posible. Finalmente, el futbolista decidió marcharse del club de su vida para ir al Porto FC. “Mi mujer y mi hijo día a día estarán a mi lado compartiendo cada segundo de esta emocionante etapa de mi vida”, dijo el guardameta durante su despedida en el Santiago Bernabéu.

Tras seis años de noviazgo, la pareja contrajo matrimonio en secreto el 20 de marzo de 2016, con su hijo Martín como único invitado. “Fue un momento muy muy bonito. Yo lo disfruté mucho, es de esos días que quedan para siempre en el recuerdo”, declaró la periodista. Pocos meses después, el 2 de junio de 2016, Iker y Sara dieron la bienvenida a Lucas, su segundo hijo.

Tras cuatro años en Oporto, un lugar que ha servido casi como refugio para la pareja, llega un nuevo obstáculo para la pareja, los problemas de salud. «Todo controlado por aquí, un susto grande, pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño», dijo el guardameta horas después de sufrir un infarto de miocardio durante un entrenamiento con el equipo portugués.

Pero las complicaciones no terminaron ahí. Tres semanas más tarde, Sara Carbonero fue operada de urgencia por un cáncer de ovario detectado en una revisión rutinaria. El mes pasado, la periodista tuvo que ser ingresada en la clínica Universidad de Navarra de Madrid por una recaída de su enfermedad, en medio de los rumores de ruptura de la pareja.

Con su vuelta a España, todo parecía indicar que Iker y Sara no habían terminado de superar el bache por los problemas de salud. Casillas recibió una oferta de su club, el Real Madrid, como adjunto al director general de su fundación. Por su parte, Sara, volvió a sus orígenes periodísticos en Radio Marca. Por ese motivo, no tardarían en surgir los primeros rumores de crisis. A las significativas ausencias del futbolista en momentos claves de la vida de Sara, como la muerte de su abuelo, se unía el mea culpa de Casillas que reconocía que “no había estado todo lo que tendría que haber estado al lado de Sara”.