Isabel Pantoja deja plantado a su nieto Francisquito el día de su primera comunión

El hijo de Kiko y de Jessica quiere mucho a la yaya Maribel y todavía se pregunta por qué no quiere saber nada de él

Isabel Pantoja
Isabel Pantoja

Francisquito Rivera Bueno celebraba su primera comunión este sábado soñando con que aparecería en la iglesia su mediática abuela, Isabel Pantoja. El hijo de Kiko y de Jessica quiere mucho a la yaya Maribel y todavía se pregunta por qué no quiere saber nada de él, “¿es que no me quiere?”, llegó a preguntar él niño a su padre. Es pequeño, si, pero no tonto, y sabe que algo está pasando entre su progenitor y su abuela. Pero eso no quita que Isabel se “aleje” también de su nieto.

Ayer sábado habría sido la ocasión adecuada para que Kiko y su mamaíta hubieran acercado posturas, pero la artista siguió encerrada en su finca Cantora, cuidando de su madre y jugando a las cartas con Agustín, su hermanísimo, al que muchos denominan, con muy mala leche, “el Rasputín del sur”.

Invitada al festejo estaba, pero le dio igual, su prepotencia y su soberbia le impiden dar la cara ante Kiko. No extraña que el dj reniegue de una madre tan poco comprensiva.

Kiko Rivera y Jessica Bueno tras el nacimiento de su hijo Francisco
Kiko Rivera y Jessica Bueno tras el nacimiento de su hijo Francisco

Isabel parece meter a todos en el mismo saco, hijos, nuera, yerno, nietos... Su niño del alma ni su Chabelita querida, gozan ya de sus afectos. A la hija no la ve desde hace tiempo, con el hijo se verá las caras en los tribunales.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la iglesia vizcaína de San Juan de Ajuriagerra, cercana al famoso Museo Guggenheim. Kiko se presentó con su actual esposa, Irene Rosales, y sus dos hijas, Ana y Carlota.

Francisquito ha cumplido ocho años y es el primogénito de Rivera, fruto de su relación con Jessica Bueno, que ahora es la pareja del futbolista Jota Peleteiro y está embarazada del que será su tercer hijo, el segundo con el deportista.