El drama de Carmen Borrego que le impide ir a trabajar

La hija de María Teresa Campos ha tenido que ausentarse de Viva la vida durante el pasado fin de semana. La Razón desvela el nuevo revés de salud al que se enfrenta la colaboradora.

Carmen Borrego en una imagen de archivo
Carmen Borrego en una imagen de archivoGtres

Carmen Borrego vuelve a convertirse en una de las protagonistas de la actualidad para la prensa del corazón. ¿El motivo? Un problema de salud que le ha obligado a apartarse de los focos durante unas semanas. Este finde de semana, en una conversación telefónica entre Borrego y Emma García en Viva la vida, la hija de María Teresa Campos explicaba el motivo de su ausencia: “No he querido decir nada antes a nadie porque luego dicen que voy de víctima. He tenido un pequeño problemita, un esguince en una costilla flotante que se me había hundido un poquito”.

Carmen Borrego en el plató de Viva la vida
Carmen Borrego en el plató de Viva la vida FOTO: Mediaset

“He pasado unos días fastidiada pero estoy bien”, confesó Carmen tranquilizando así a sus compañeros y a la audiencia. Este problema de salud de Carmen tuvo lugar la pasada semana, cuando Torito, decidido, cogió a Carmen Borrego en brazos y la zarandeó durante unos segundos. La colaboradora se quejó entonces de un dolor en el abdomen que ha derivado en un esguince de costilla que le impide, por el momento, acudir al plató de Telecinco para trabajar: “Le mandé un mensaje a Torito para decirle que no se sintiera responsable, que fue una cosa natural y divertida y tuve la mala suerte que me pasó esto. No tengo nada en contra de Quique”, aclaró la protagonista, quien no le guarda rencor alguno a su compañero.

Emma García habla con Carmen Borrego en directo
Emma García habla con Carmen Borrego en directo FOTO: Mediaset

Según fuentes médicas consultadas por La Razón, el esguince intercostal, más conocido como esguince de costilla, es una patología es más común de lo que pensamos. Los síntomas son fuertes pinchazos en la zona intercostal al levantarse o incluso al respirar. Una de las técnicas más efectiva para solucionar este problema es la radiofrecuencia. A través de sesiones de calor profundo en la zona costal se genera la recuperación del tejido, acelerando así el proceso de curación. Acudir en estos casos a un buen fisioterapeuta es esencial. Con una sola sesión de rehabilitación ya notará cómo va recuperando la movilidad en la espalda, pero el número de sesiones adecuadas depende de cada paciente y de la magnitud de dicha lesión.