Gente

Aniversario

Los veinte intensos años de amor de Jesulín y Campanario

En unos días, la pareja va a celebrar su aniversario con una reunión familiar y diferente a la de otros años

María José Campanario y Jesulín de Ubrique
María José Campanario y Jesulín de UbriqueUTI©EUROIMAGEN

Faltan diez días para que Jesulín de Ubrique y María José Campanario hagan frente a su día más especial. El 27 de julio es para ellos una fecha señalada en su calendario personal, que representa el recuerdo de lo que sin duda fue uno de los días más felices de sus vidas: su boda. El mediático matrimonio se daba el «sí, quiero» en 2002 en la capilla de San Francisco de Paula (Sevilla) y desde entonces su historia de amor ha superado todos los obstáculos familiares y mediáticos que han intentado acabar con su relación a lo largo de estas dos intensas décadas.

Un tiempo que no ha sido precisamente un camino de rosas, y cuyas espinas han fortalecido aún más su unión. Ahora, el torero y la odontóloga celebran por todo lo alto sus veinte años de casados, y lo harán con una reunión íntima y especial en Arcos de la Frontera, tal y como ha podido saber «LA RAZÓN». Eso sí, será diferente por las circunstancias que les rodean a raíz del nacimiento del pequeño Hugo, el cual tuvo lugar el pasado 7 de junio. Y es que desde que vino al mundo el tercer vástago común del matrimonio sus vidas han dado un giro de ciento ochenta grados. Apenas salen de su residencia y se encuentran totalmente volcados en los cuidados del nuevo miembro de la familia. La preocupación de Jesulín y Campanario por el anonimato del recién nacido es notable, ya que se niegan por completo a que vuelva a pasar lo mismo que con su hija Julia. Por eso han intentado protegerlo al máximo, incluso antes de que naciera, evitando conceder el posado familiar a la salida del hospital y negándose a presentarle a través de una exclusiva, renunciando así a una jugosa cantidad económica.

Sin exclusiva

Este periódico puede confirmar que tampoco habrá exclusiva sobre su aniversario en la publicación con la que suelen colaborar, aunque no se descarta que más adelante decidan dar un paso al frente para contar cómo ha cambiado sus vidas en los últimos tiempos. Pero en ningún momento mostrarán públicamente fotografías del rostro del pequeño Hugo para proteger su privacidad.

María José Campanario y Jesulín de Ubrique
María José Campanario y Jesulín de Ubriquelarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

Mucho se ha hablado sobre la desaparición mediática de María José Campanario desde que el pasado mes de diciembre saliese a la luz la noticia de su embarazo. Son contadas las imágenes y las declaraciones que la odontóloga ha concedido públicamente con el fin de que su proceso fuera discreto y tranquilo. Incluso cambió de teléfono móvil, desactivando su cuenta de WhatsApp para evitar el aluvión de mensajes. Tan solo un grupo muy reducido de afortunados cuentan con su nuevo número. Son tan pocos esos privilegiados con los que conversa en su día a día que hasta existen miembros de su propia familia que ni siquiera han tenido acceso a él a día de hoy.

El matrimonio se enfrenta a su verano más atípico en el que, por decisión de los propios protagonistas, no disfrutarán de vacaciones, como sí han hecho en otras ocasiones. Aunque sus destinos elegidos para desconectar no suelen ser precisamente lujosos, lo cierto es que estos dos meses restantes de temporada estival los pasarán en su querida villa de dos mil metros cuadrados, los cuales se encuentran distribuidos en tres plantas. María José, Jesulín y dos de sus hijos, Jesús Alejandro y Hugo, viven en una casa de cuatro dormitorios, piscina, garaje, dos salones y un gimnasio que utilizan para ponerse en forma. Un modo de vida no apto para los bolsillos sensibles y que tiene todo lo necesario para ser feliz sin necesidad de salir al mundo exterior. Sin duda, están viviendo uno de sus momentos más dulces como pareja y como familia y la llegada de Hugo ha llenado el hogar de felicidad y amor.

Quince años después de su segundo hijo

María José Campanario y Jesulín de Ubrique han formado ya una familia numerosa. El torero tiene cuatro hijos. Su primogénita, Andrea Janeiro, es fruto de su anterior relación con Belén Esteban. Con la odontóloga tuvo a Julia, Jesús Alejandro y ahora al pequeño Hugo. María José Campanario volvió a quedarse embarazada 15 años después de su segundo hijo.