Gente

El hijo de Sara e Iker, entregado portero alevín en el Real Madrid

Encontramos a la periodista, 48 horas antes de ser operada, viendo a su hijo Martín entrenar

Sara Carbonero en las gradas viendo un partido de su hijo Martín
Sara Carbonero en las gradas viendo un partido de su hijo Martín FOTO: La Razón

Han pasado 12 años de aquel beso. La Selección Española de Fútbol acababa de proclamarse campeona del mundo de naciones en el Mundial de Sudáfrica. La relación de Iker Casillas y Sara Carbonero había transcendido, pero ambos habían evitado gestos que corroboraran el idilio. Aquel beso, espontáneo y lleno de pasión, enterneció a todo el país, que hizo suya la pareja y simbolizó perfectamente aquella gesta y lo que supuso en un país que vibraba colectivamente. El beso acabó en una boda secreta, ya que ambos siempre quisieron llevar sus asuntos personales y sentimentales con discreción y un exquisito pudor. La misma tónica siguieron con el nacimiento de sus dos hijos, Martín, de 8 años, y Lucas, de 5. En la etapa final de la estancia de la familia en Portugal –Casillas militó en el Club deportivo Oporto durante tres temporadas–, la pareja ya vivía distanciada. Según se publicó, cada uno ocupaba una planta de la maravillosa casa que habitaban frente a la desembocadura del río Duero. El anuncio de la separación de Casillas y Carbonero, en marzo de 2021, no hizo sino confirmar lo que era ya un secreto a voces que habían intentado mantener para que los pequeños, Martín y Lucas, asimilaran de la mejor manera posible la ruptura. Desde entonces, han dado una lección de cómo sobrellevar una separación. Los hijos de la expareja agradecen esa buena sintonía. Ambos acuden juntos a acontecimientos de la vida escolar y extraescolar de los pequeños. El sábado pasado, Sara Carbonero, ajena a la operación de urgencia en la que se vería inmersa el siguiente lunes, acudía a ver al mayor de sus hijos, Martín a un partido de fútbol en la ciudad deportiva del Real Madrid. Martín jugó en el club deportivo Pozuelo desde que volvió de Oporto hasta el pasado año, pero su gran talento como portero no ha pasado desapercibido para los técnicos responsables de las categorías infantiles del Real Madrid y el pequeño ya viste la camiseta del club del corazón de su padre. Y puede ser que no sea el único futuro portero de la saga Casillas. Íker declaraba hace dos años: «Lucas quiere guantes, pantalones y ropa de portero. Quiere ir al fútbol y le he dicho que si es lo que le gusta, así será». Por el momento, es el mayor de los hijos del ex guardameta y la periodista el que ha dado el salto cualitativo en su incipiente carrera deportiva.

Martín Carbonero

Martín ha heredado la belleza de su madre, rubio y con los ojos azules, y las cualidades futbolísticas del padre. El pequeño se está formando en las categorías inferiores del club blanco. Milita en los alevines del equipo más laureado del mundo y ha querido hacer un guiño a su madre y se ha inscrito con el apellido materno. Quizá para intentar pasar lo más desapercibido posible ante los rivales, aunque la presencia habitual de sus padres en las gradas le hacen más complicado el anonimato. Martín cumplirá 9 años el próximo 3 de enero.

Respeto mutuo

A pesar de la ruptura sentimental de la pareja, el futbolista y la periodista han seguido manteniendo una excelente relación basada en el respeto mutuo y la impoluta discreción con la que llevaron su amor que persiste en la separación. Así lo atestigua el viaje que ambos y sus dos hijos hicieron hace un año a Oporto, durante el puente de la Constitución, dejando claro que la sensación de familia es una actitud y no una condición.

Sara ha rehecho su vida sentimental, primero con el cantaor Kiki Morente, y en la actualidad con el también artista, de origen zaragozano, Nacho Taboada.

Por su parte, Iker ha llenado titulares con distintas supuestas parejas, la más conocida, María José Camacho, viuda del también portero Francesc Arnau, fallecido hace años, con la que protagonizó una portada de revista el pasado verano con evidentes gestos de cariño y complicidad en diversos encuentros en Marbella y Sotogrande, la elitista urbanización gaditana. Casillas negó que fueran pareja ni que hubiesen mantenido siquiera una relación esporádica. Achacó aquellos gestos de co o es que nunca más han sido vistos juntos.

Iker Casillas y Sara Carbonero anunciaron su separación en marzo de 2021. En un escueto comunicado, la pareja pedía respeto y con su discreta actitud y buen talante, han sabido predicar con el ejemplo. Sus hijos y millones de seguidores lo agradecen.