Tensión

La prepotencia de Jacobo Ostos "mancha" el homenaje ecijano a su padre

El enfrentamiento mediático entre los Alcalá y los Grajal parecía quedar en un segundo plano durante el homenaje a Jaime Ostos

Jacobo Ostos
Jacobo OstosKIMGTRES

Dos años después de su muerte, Jaime Ostos recibió un homenaje póstumo en la localidad sevillana de Écija, su tierra natal, al que asistieron su viuda, Marí Ángeles Grajal, y dos de sus hijos, Jacobo Ostos Grajal y Gabriela Ostos Alcalá.

El enfrentamiento mediático entre los Alcalá y los Grajal por discrepancias en torno a la herencia del fallecido, parecía quedar en un segundo plano cuando Mari Ángeles se acercó a Gabriela para darle un abrazo y dos besos, pero a unos metros de distancia, su hijo Jacobo pasaba totalmente de su hermana, a la que ignoró totalmente durante el acto. La tensión se palpaba en el ambiente.

El menor de los Ostos apareció de la mano de su novia Mery y tan solo compartió espacio con Gabriela en el momento del posado conjunto. Fue su madre la que le indicó que tenía que olvidar sus desprecios en un momento tan especial. Y él accedió a regañadientes. Un gesto que no pasó inadvertido para los asistentes.

Manuel R. conoció a Jaime muy de cerca, fueron buenos amigos y se lamenta de que “en un día como hoy Jacobo no aparque sus fobias e intente mantener una buena disposición con su hermana, aunque mañana vuelvan a surgir sus diferencias. Jaime, esté donde esté, sentirá vergüenza al ver que sus dos familias se llevan tan mal”.

Jacobo Ostos y su padre, Jaime Ostos
Jacobo Ostos y su padre, Jaime OstosGtresfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6d1771e5

Otra vecina de Écija, muy amiga de los dos hermanos del torero, José Joaquín y Elisa, recalcaba “el mal gesto de Jacobo en este emotivo homenaje a su progenitor. Podría haber sido más comprensivo y entender que hoy tenía que ocultar sus desavenencias”.