Cómo ahuyentar mosquitos en la noche

Los mosquitos pueden hacernos pasar una mala noche con sus zumbidos y picaduras

Mosquito Culex tarsalis.
Mosquito Culex tarsalis. FOTO: JOSEPH BERGER, BUGWOOD.ORG

La llegada del calor además de ser sinónimo de que en poco tiempo llegan las vacaciones, la playa, piscina o la montaña también lo es de los mosquitos. Pocas cosas hay tan molestas como el zumbido de un mosquito de madrugada y comprobar a la mañana siguiente que el insecto nos ha picado varias veces.

Los mosquitos pueden picar tanto de día como de noche, pero es de noche cuando más nos acordamos de ellos.

Hay entornos que favorecen la proliferación de los mosquitos como si vivimos cerca de un río, pantano o en un lugar con mucha vegetación.

Remedios naturales para alejar a los mosquitos

-La citronela ahuyenta a los mosquitos. Se pueden utilizar velas de citronela o pulseras con este olor para alejarlos de nosotros. Las velas crearán además un ambiente muy agradable en el hogar que se puede combinar con el uso de incienso con olor a manzanilla o citronela que actuará como repelente ante los mosquitos.

-Pequeñas macetas con plantas aromáticas como la lavanda, la menta, el romero y la albahaca colocadas cerca de las ventanas no solo serán un elemento decorativo sino que servirán de repelente natural contra los mosquitos.

-Colocar mosquiteras en todas las ventanas puede ayudar a que no entren en casa aunque siempre hay alguno que se cuela y hay que estar pendiente de que la mosquitera no tenga ningún pequeño agujero o que entren por la puerta principal de la casa.

-Limón con clavo. Se puede cortar un limón por la mitad y ponerle 4 o 5 clavos en la habitación donde vayamos a dormir . El olor evitará que nos ronden los insectos voladores.

-Medio vaso de agua con un cuarto de vinagre cerca de las ventanas

Aplicaciones antipicaduras

Hay técnicas más modernas basadas en la tecnología que pueden ayudar a la compleja tarea de alejar a estos insectos. Tenemos a nuestra disposición algunas aplicaciones antipicaduras.

También se puede recurrir a los clásicos insecticidas que se venden en droguerias y supermercados o los difusores eléctricos que se enchufan a la corriente. Existen además lámparas que emiten luz ultravioleta que atraen a los mosquitos y los fríen cuando los atrapa.