Coronavirus

“El encubrimiento inicial del virus en Wuhan permitió que se propagara y alimentó la pandemia”

“Si un funcionario local sabe que serán despedidos si los casos de covid-19 aparecen bajo su jurisdicción, será más probable que intenten encubrirlo que denunciarlo abiertamente”, explica Jeremy Brown

Medical workers help people lining up inside a sports centre for nucleic acid tests in Beijing
Trabajadores sanitarios hacen pruebas de covid-19 en Pekín FOTO: CHINA DAILY Reuters

Jeremy Brown, profesor en la Facultad de Historia de la Simon Fraser University, reconoce a LA RAZÓN que no cree que China deba ser visto como uno de los países que mejor han gestionado la crisis del coronavirus.

¿Está el Gobierno chino actuando de manera eficiente de cara al nuevo brote de coronavirus en Pekín?

El Gobierno chino es extremadamente sensible a los nuevos brotes de COVID-19, especialmente en la capital, por lo que no es de extrañar que las autoridades estén reaccionando con mucha severidad al brote más reciente. Es difícil decir si la reacción en Pekín es eficiente. Hacer test a mucha gente es eficiente, pero el cierre total de complejos residenciales me parece tan exagerado como ineficiente. El rastreo de contactos es eficiente, pero despedir a los funcionarios locales y al gerente del mercado de alimentos también me parece excesivo, porque realmente incentiva el encubrimiento y la ocultación de nuevos brotes de virus. Si un funcionario local o un gerente de un mercado sabe que serán despedidos si los casos de COVID-19 aparecen bajo su jurisdicción, será más probable que intenten encubrirlo que denunciarlo abiertamente. Esta dinámica puede haber alimentado este último brote. Ciertamente contribuyó a la rápida propagación del virus en Wuhan en diciembre y enero. También estamos viendo que los residentes de Pekín están tomando medidas para protegerse debido al último brote, limitando sus contactos y viajes al exterior y tomando otras medidas preventivas. Deberíamos dar crédito a las acciones inteligentes individuales y colectivas en lugar de solo dar crédito a lo que están haciendo las autoridades gubernamentales.

¿Emergerá China más poderosa después de esta crisis internamente y también desde una perspectiva global?

Es demasiado pronto para decirlo. Inmediatamente después de la muerte del doctor Li Wenliang en Wuhan, muchos de mis contactos y amigos chinos se indignaron, se sintieron obligados a tomar medidas ellos mismos, ya sea organizando donaciones de suministros a Wuhan o archivando material en internet antes de que los censores lo eliminaran. Ahora, el Partido Comunista se ha apropiado del doctor Li como un héroe y ha controlado la narrativa sobre el coronavirus, llegando al extremo de arrestar a las personas que están archivando material de internet bajo el cargo de “provocar disputas”. Aunque los eventos recientes sugieren que Xi Jinping ha podido presentar a China como un líder mundial fuerte contra el virus, especialmente en comparación con la debacle en Estados Unidos, todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus: las tiendas en Pekín están descartando el salmón. ¿Comer salmón infectado puede transmitir el coronavirus? No sabemos. Y las cosas pueden cambiar extremadamente rápido. Lo que parece una fortaleza hoy para Xi Jinping podría convertirse en un gran problema mañana.

¿Es China uno de los países más responsables en el manejo de la crisis?

El cierre de Wuhan y los cuidadosos procesos de regreso al trabajo y al colegio parecen haber limitado la propagación y permitido que las empresas y las escuelas se reabran. El mundo puede aprender de estas cosas y espero que China pueda contener y minimizar el coronavirus tanto como sea posible. Pero el encubrimiento inicial del virus en Wuhan permitió que se propagara y alimentó una pandemia global en lugar de contenerlo localmente. Este problema podría haber sucedido en muchos otros países, pero sucedió en China y ocurrió por un sistema político que recompensa los encubrimientos, por lo que no creo que China pueda ser vista como uno de los países más responsables en la gestión de la crisis del coronavirus.