Descubren uno de los mayores focos del Covid en Europa tras contagiarse cerca de 6.000 personas

Es posible que en Ischgl (Austria), uno de los principales destinos para los amantes del esquí, se produjera la aceleración de la ola de contagios que se expandió por todo Europa

La estación de esquí de Ischgl, uno de los destinos de nieve más visitados y populares de todo Europa, podría haberse convertido en uno de los mayores focos de propagación del coronavirus en Europa al contagiarse alrededor de 6.000 personas, según la demanda colectiva de un abogado que está reuniendo a los afectados y que informa el diario ‘The Guardian’ en un amplio reportaje. ¿Es posible que allí se produjera la aceleración de la ola de contagios que recorrió todo el continente?

Tal y como recoge el citado diario británico, Nigel Mallender, uno de los turistas que pasó unos días en este destino de esquí en el estado de Tirol (Austria) el pasado mes de marzo, asegura haberse contagiado allí. Y es que tras el anuncio del canciller de Austria, Sebastian Kurz, de que se establecía la cuarentena en este valle, se produjo una huida masiva de turistas tratando salir de allí rumbo a sus hogares como si de un tsunami se tratase.

‘The Guardian’ cifró en 28 las personas que se alojaron y visitaron la estación austríaca entre finales de febrero y principios de marzo y que fallecieron poco después como consecuencia del Covid. Asimismo, los brotes del norte de Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega e Islandia estuvieron relacionados con esquiadores procedentes de este valle tirolés.

Franz Katzgraber, director de la autoridad médica del Tirol, señaló el viaje en avión de Múnich a Reikiavik de los turistas islandeses como posible origen del contagio: “Desde un punto de vista médico, no parece muy probable que las infecciones se produjeran en el Tirol”. Según ‘The Guardian’, la fecha que lo cambió todo fue el pasado 7 de marzo cuando se informó que el barman de un bar se convirtió en el primer positivo de Covid dentro de la ciudad. Pese a ello, las autoridades del Tirol decidieron no actuar en ese momento.

Porteriormente, dos días después se supo que 15 personas que habían estado en contacto con dicho barman y también dieron positivo por coronavirus, un hecho que llevó al bar a cerrar ese mismo día. La demanda colectiva defiende que ese día debería haberse procedido al cierre masivo, pero no fue así.

Por último, el doctor Peter Kolba, presidente de la Asociación Austriaca de Protección al Consumidor, insistió en que “si Ischgl hubiera sido puesto en cuarentena una semana antes, miles de turistas no se habrían infectado y el virus no se habría extendido por Europa”.