El poder del voto «gris»: la batalla por 46 millones de mayores en Estados Unidos

Las papeletas de los electores mayores de 65 años norteamericanos concita una de los grandes duelos de cara al 3-N

El voto de los viejos. Las papeletas de los 46 millones de mayores de 65 años concita una de las grandes batallas en la ruta hacia la Casa Blanca. Nada ilustra mejor la ferocidad del combate que un montaje satírico retuiteado por el mismísimo Donald Trump. Una fotografía de un grupo de ancianos donde ironiza con la idea de que Joe Biden sólo vale para ser residente en un asilo, y no presidente de EE UU.

Bromas más o menos discutibles a parte las encuestas dicen que los dos rivales están ahora mismo empatados, con un 49% de intención de voto, entre los mayores de 65 años. Algo que se reproduce entre el segmento inmediatamente anterior, donde Biden luce un 49% de apoyo frente al 47% de Trump entre los votantes de 50 a 64 años. Después ya, entre los menores de 49 años, la distancia sonríe al demócrata. Pero la tendencia a nivel nacional encuentra excepciones decisivas. Y en territorios tan importantes como Florida. Uno de los enclaves que rubricaron la victoria de Trump de hace cuatro años.

En Florida, destino favorito para jubilarse de cientos de miles de estadounidenses, los mayores de 65 suman uno de cada cinco potenciales votantes. Apoyan a Trump con un porcentaje del 55% frente al magro 44% de Biden. Otros sondeos elevan el apoyo al ex vicepresidente en Florida. Pero Trump sigue por delante. Para entender la importancia de los mayores también conviene mirar al pasado. En 2016 el de los mayores de 65 fue el colectivo demográfico más escorado hacia el candidato republicano. El 53% de los mayores de 65 votó por Trump. A lo que hay que sumar el 51% de los votantes de entre 50 y 64 años, por el 45% que prefirió a Hillary Clinton. Y los votantes de 50 o más años sumaron el 56% del total del electorado.

Aunque la candidata demócrata arrasó entre los votantes de 30 a 49 años (51% frente al 40% por Trump) y aunque entre los votantes de 18 a 29 años su victoria fue incluso más significativa (58% para Clinton y 28%). Unidos los votantes de 18 a 40 apenas sumaron el 43% del electorado. Así que sí, es muy posible que el futuro entre los jóvenes sea de los demócratas. Pero se trata de un segmento en retirada demográfica y, encima, tradicionalmente menos activo electoralmente. Igual que Bernie Sanders fió su victoria a la utópica movilización masiva de los más jóvenes, tanto Biden como Trump estarán sentenciados si ponen todas sus fichas en los menores de 40 años.

En la guerra por atraer su voto todo vale. Trump insiste en que Biden, con 77 años, no está capacitado para resistir las presiones del cargo. De ganar las elecciones sería el presidente más viejo de la historia. Un récord en el que superaría al actual plusmarquista, el propio Trump. También explica que los planes para la sanidad del tándem Biden & Harris amenazan la existencia misma de las aseguradoras y la cobertura privada. Joe Biden responde que al actual presidente los mayores no le importan en absoluto. Que sólo piensan en su reelección y que no hay indicador más fiable de este desprecio que sus políticas y mensajes durante la crisis provocada por la epidemia del coronavirus.

La incidencia del coronavirus

Trump, en efecto, ha discutido todas y cada una de las recomendaciones de los expertos en salud, comenzando por la necesidad de portar mascarillas y siguiendo por la cuarentena, que no siguió más que con graves anormalidades. De paso ha planteado abiertamente la posibilidad de buscar la inmunidad de grupo. A pesar de que los modelos matemáticos predicen que EE UU alcanzará el medio millón de muertos el 1 de febrero si se eliminan las restricciones. De esos 497.304 muertos que pronostica el Institute of Metrics and Health Evaluation un porcentaje desproporcionadamente alto tendría más de 65 años.

Para Trump «sois prescindibles», le dijo Biden a un grupo de ancianos en una residencia de Florida, «Sois olvidables. Prácticamente no sois nadie. Así es como él ve a las personas mayores». Sean Sullivan, de «The Washington Post», que escribió sobre el evento y sobre la pelea por el voto de los mayores, también destacó que, en opinión de Biden, «para Trump el único viejo que importa es Donald Trump».