Toque de queda y “ley seca” para votar en el referéndum de Chile

Espectáculos y tiempos delimitados para circular estarán regulados por la policía y el ejercito, que toma control del los centros de votación

Manifestantes se enfrentan a los carabineros durante una nueva jornada de protestas en contra del gobierno del presidente de Chile, Sebastián Piñera, este viernes en Plaza Italia
Manifestantes se enfrentan a los carabineros durante una nueva jornada de protestas en contra del gobierno del presidente de Chile, Sebastián Piñera, este viernes en Plaza ItaliaAlberto ValdesEFE

Chile reducirá este domingo el toque de queda que rige desde marzo para hacer frente a la pandemia, con el objetivo de facilitar la votación del plebiscito que definirá si se cambia o no la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El ministro de Interior y Seguridad, Víctor Pérez, anunció que el día del referéndum el toque de queda dejará de regir una hora antes, es decir a las 04h00 de la madrugada (07H00 GMT), y se reiniciará dos horas más tarde, a la 01H00 de la madrugada (04H00 GMT) del día siguiente.

La medida fue solicitada por los partidos de la oposición para garantizar la circulación en una jornada que se extenderá más de lo habitual, ya que el funcionamiento de las mesas receptoras de sufragios se prolongó por dos horas para dar más espacios entre votantes, debido al riesgo de contagio de covid-19.

El objetivo de modificar el horario del toque de queda “es facilitar, el día del plebiscito, la movilidad y la circulación de las personas”, explicó el ministro Pérez.

El gobierno optó también la semana pasada por mantener el día del plebiscito la cuarentena que rige en algunas zonas del país, entre ellas las ciudades de Arica, Punta Arenas y Puerto Montt, pero permitirá concurrir a votar sin restricciones.

La ciudad de Santiago, donde viven 7,1 de los 18 millones de habitantes, fue completamente desconfinada desde hace tres semanas, aunque en algunas comunas, como en Puente Alto, la más poblada del país, rige la cuarentena sólo los fines de semana.

En aquellas comunas en cuarentena o transición (el segundo de los cinco pasos del plan oficial de desconfinamiento y donde rige cuarentena sólo los fines de semana), las personas podrán ir a votar con su carnet de identidad y sin necesidad de permisos especiales.

Los vocales de mesa recibirán un kit especial de materiales de desinfección, mientras los votantes deberán portar mascarilla de manera obligatoria, así como llevar su propio lápiz de tinta azul para emitir el voto en cámara, que esta vez no tendrán cortinas. También regirá la ley seca.

Crucial elección

Este 25 de octubre del 2020, un nuevo plebiscito decidirá si la Constitución de 1980, redactada y aprobada bajo el régimen militar del mismo Pinochet, sigue o no siendo la Carta Magna de la nación sudamericana. Será la primera vez en la historia de Chile que se pregunte a la ciudadanía si quiere o no una nueva Constitución.

Casi 15 millones de personas están habilitadas para responder “apruebo”, dando luz verde al proceso constituyente o “rechazo”, dejando la institucionalidad tal cual está.

El plebiscito -inicialmente programado para el 26 de abril, pero postergado por la pandemia de coronavirus- es el resultado de un amplio acuerdo firmado en el Congreso la tensa madrugada del 15 de noviembre, en medio de una serie de protestas y manifestaciones pacíficas, pero también reiterados desórdenes públicos que siguieron al estallido social del 18 de octubre.

En cualquier caso el referéndum del 25 de octubre funcionará como “plebiscito de entrada” al proceso constituyente. De ganar la opción “apruebo”, el país volverá a las urnas el 11 de abril de 2021, para elegir a quienes integrarán ya sea la convención mixta o la constituyente, según el resultado del plebiscito. Queda un largo camino y el legado de Pinochet y su influencia todavía es muy pesado.