Cumbre en Lisboa para aprovechar la última oportunidad de resolver la desaparición de Madeleine

Investigadores portugueses, británicos y alemanes compartieron sus trabajos y se marcaron un objetivo: encontrar el cuerpo de Maddie

This image distributed, Monday, June 8, 2020, by Carabinieri (Italian paramilitary police), shows a man identified as Christian Brueckner, at the time of his arrest in 2018, under an international warrant for drug trafficking and on charges of other crimes. British media are saying that German police, who have not named the man, suspect he is the kidnapper of Madeleine McCann, a three-year-old British girl who disappeared on May 3, 2007, from a hotel in Praia da Luz, a resort town in Portugal's Algarve. (Carabinieri via AP)
This image distributed, Monday, June 8, 2020, by Carabinieri (Italian paramilitary police), shows a man identified as Christian Brueckner, at the time of his arrest in 2018, under an international warrant for drug trafficking and on charges of other crimes. British media are saying that German police, who have not named the man, suspect he is the kidnapper of Madeleine McCann, a three-year-old British girl who disappeared on May 3, 2007, from a hotel in Praia da Luz, a resort town in Portugal's Algarve. (Carabinieri via AP)AP

Han pasado 13 años desde la desaparición de Madeleine McCann de unos apartamentos turísticos de la localidad portuguesa de Praia da Luz, Durante este tiempo, cada uno ha hecho la guerra por su cuenta y se han criticado, entorpecido en sus investigaciones y han cometido errores, muchos errores... Pero ahora hay una oportunidad, la última, de tratar de resolver el rompecabezas.

Por ello, los investigadores portugueses, británicos y alemanes se han reunido en Lisboa para confrontar ideas, pistas, hipótesis... cualquier cosa que sirva para sacarles del gran bache en el que se encuentran. Desde que el fiscal principal Hans Christian Wolters anunciara el pasado mes de junio que reabrían el caso y que Christian Brueckner era su principal sospechoso ha pasado muchos meses y no han logrado resolver el enigma, a pesar de que según confirmó Wolters, tenían el caso atado al 90 por ciento.

Pero la realidad es que han sido muchas las afirmaciones sobre la culpabilidad de Brueckner -con antecedentes por pedófilia, violaciones, numerosos robos y tráfico de drogas, delito este último por el que se encuentra en la prisión de Kiel cumpliendo condena- pero pocas las pruebas aportadas. En realidad, son muchos los indicios, pero prueba que pueda servir para llevarle ante un tribunal, pocas.

Es cierto que en la época de la desaparición estaba en la zona, que su teléfono móvil le sitúa cerca de los apartamentos una hora antes de la desaparición de Maddie. También es cierto que su novia confesó que la noche anterior Brueckner le había dicho que tenía una cosa importante que hacer y que le obligaría a estar oculto y desaparecido durante un tiempo...

Pero nada concluyente. Por eso las autoridades han estado buscando el cuerpo de la niña británica en los alrededores de Praia da luz. Desde una veintena de pozos a un lago... pero nada. Por ello, los equipos de investigación de los tres países se han unido en la sede lisboeta de la Policia Judicialia para tratar de determinar dónde pudo haber sido enterrada después de ser secuestrada, según publicó el diario luso “Correio da Manha”.

Las autoridades portuguesas compartieron con sus colegas alemanes y británicos información relacionada con las búsquedas que se habían llevado a cabo en ubicaciones del Algarve, en las que no lograron encontrar nada. Asimismo, indicaron que “se han examinado pozos y acequias, pero no se han encontrado rastros de los restos de la niña desaparecida”.

Para los encargados del caso es imprescindible centrarse en lo saber lo que hizo Brueckner a lo largo de 2007, año de la desaparición de Madeleine. De hecho, la policía alemana dijo el pasado lunes que tenía intención de regresar a Praia da Luz para tratar de quemar la última bala que tienen contra el pedófilo convicto. Wolters sabe que si no logran pistas fiables, el alemán de 43 años nunca será imputado por la desaparición de la hija de los McCann. el fiscal tiene esperanzas de lograr algún avance, pero reconoce que si no lo logra el tribunal no tendrá armas para condenar a Brueckner. “Quizás necesitemos más testigos o fotos o videos, un testigo que pueda decirnos las cosas que no sabemos”, indicó.

Se sabe que en julio se registraron tres pozos cerca de Praia da Luz, pero la policía y los bomberos no encontraron ningún rastro de Madeleine. Los pozos abandonados se encuentran a 15 minutos en automóvil de la casa alquilada de Brueckner a las afueras de Praia de Luz, en un camino estrecho que conduce a una playa donde el pedófilo solía aparcar su autocaravana.

Brueckner también está siendo investigado en Alemania por una violación en el Algarve en 2004 y un ataque sexual en una playa cerca de Praia da Luz un mes antes de que Madeleine desapareciera.

En Portugal, los fiscales reabrieron su investigación sobre un delito sexual en un parque infantil donde fue arrestado en 2017. Fue detenido bajo sospecha de exhibicionismo ante niños pequeños en un parque infantil en Sao Bartolomeu de Messines, a 40 minutos en coche de Praia de Luz.

Después de su detención, la policía descubrió que Alemania lo buscaba con una orden de arresto internacional por abuso sexual infantil y posesión de imágenes de abuso sexual infantil. Fue extraditado a su tierra natal y nunca fue procesado en Portugal tras su arresto en el Algarve.

La investigación criminal fue suspendida a pesar de las protestas de los padres enojados de los jóvenes, pero reabrió el mes pasado.

El abogado de Brueckner, Friedrich Fulscher, ha insistido en que su cliente, que actualmente cumple una condena por drogas de 21 meses en prisión en la ciudad alemana de Kiel, no tiene nada que ver con la desaparición de Madeleine.

Además , tiene una condena pendiente de siete años de cárcel por la violación en 2005 de una turista norteamericana de 72 años. Su abogado trató de suspender la condena y alegó que se había realizado una extradición ilegal pero la justicia denegó su solicitud, por lo que deberá cumplir la pena.