Los hijos de “El Chapo” construyen una escuela improvisada en plena calle para familias sin acceso a internet

Ayudan a los niños que no pueden seguir las clases online tras el cierre de los colegios

Fotografía de la escuela financiada por los hijos de El Chapo en Culiacán (México)Juan Carlos CruzEFE

Los hijos del ex capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán ayudaron a construir una escuela improvisada cerca de la ciudad mexicana de Culiacán para familias que no tienen acceso a clases online durante la pandemia de coronavirus, cuentan residentes.

El Chapo, que ahora está cumpliendo cadena perpetua en una prisión estadounidense, es venerado como un héroe popular caído y un benefactor comunitario por algunos en su estado natal, Sinaloa, a pesar de que la banda de narcotraficantes que encabezó desató la violencia en el estado y en otros lugares.

Mientras tanto, algunos de los hijos de El Chapo están siguiendo sus pasos y han ascendido en las filas del cartel de Sinaloa, encabezando una nueva rama de la banda criminal, conocida como “Los Chapitos”. El año pasado, Los Chapitos obtuvieron titulares mundiales y alimentaron la reputación de forajidos de la familia cuando sitiaron la capital del estado, Culiacán, para obligar a la policía a liberar a Ovidio Guzmán, uno de sus hermanos.

Esmeralda Quinonez, líder comunitaria en un asentamiento empobrecido al norte de Culiacán, dijo que algunos hijos de El Chapo la habían contactado para preguntarle qué era lo que más se necesitaba en el área y organizar una escuela improvisada en los días de la semana. “Gracias a Dios, los niños de El Chapo se enteraron de la situación aquí y se solidarizaron”, dijo Quiñonez.

Una profesora ayuda a unos niños en la escuela improvisadaSTRINGERREUTERS

Juan Alfonso Mejía, el ministro de Educación del estado que visitó la escuela la semana pasada, dijo a Reuters que “las autoridades pertinentes tendrán que averiguar quién equipó la escuela”. Pero elogió los esfuerzos de la comunidad en la escuela y dijo que “fue un trabajo increíble el que están haciendo” durante un momento difícil en medio de una pandemia. Decorada con JGL, las iniciales de Joaquín Guzmán Loera, nombre completo de El Chapo, la nueva escuela está equipada con materiales de estudio y enseñanza, libros, así como televisores, ordenadores e internet. Quinonez dijo que también se proporcionaron uniformes y zapatos.

Muchos niños de este vecindario empobrecido dejaron de estudiar por completo cuando las escuelas cerraron debido a la pandemia. Las escuelas permanecen cerradas en todo México. Las familias a menudo viven de lo que ganan los padres trabajando en el vasto vertedero cercano, en hogares sin conexión a Internet o en lugares que no les permiten a sus hijos seguir las clases online y televisadas que transmiten las autoridades mexicanas durante la pandemia.

Entre 70 y 90 niños de diferentes niveles educativos pueden ahora seguir clases, ya sea viendo televisión o por Internet, en el sitio, donde son apoyados por profesores voluntarios. Una de las maestras, Adilene Herrera, dijo que comenzó a ayudar a los niños con sus tareas escolares en su tiempo libre cuando los veía en las calles todo el día, hasta que sus padres regresaban del trabajo.