Ivanka Trump impide a sus escoltas usar los seis baños de su casa

Los Servicios Secretos pagan 3.000 dólares al mes para alquilar un estudio en el vecindario

Jared Kushner e Ivanka Trump
Jared Kushner e Ivanka TrumpPatrick SemanskyAP

Muchos agentes del Servicio Secreto de los Estados Unidos han estado de guardia en el vecindario de élite de Kalorama en Washington, hogar a lo largo de los años de secretarios de gabinete y ex presidentes. Esos agentes han tenido que preocuparse por amenazas de muerte, perímetros de seguridad y desconocidos sospechosos. Pero con la llegada de Ivanka Trump y Jared Kushner, tuvieron una nueva preocupación: encontrar un baño, según informa The Washington Post

Con instrucciones de no usar ninguno de la media docena de baños dentro de la casa de la pareja, el destacamento del Servicio Secreto asignado a la hija y el yerno del presidente Trump pasó meses buscando un baño para usar en el trabajo, según vecinos y autoridades policiales. Después de recurrir a un baño portátil, así como a los baños en la casa cercana del ex presidente Barack Obama y la residencia no tan cercana del vicepresidente Pence, los agentes finalmente encontraron una solución.

Pero tuvo un coste para los contribuyentes estadounidenses. Desde septiembre de 2017, el gobierno federal ha gastado 3,000 dólares al mes (unos 2.500 euros), más de 100,000 dólares (82.500 euros) hasta la fecha, para alquilar un estudio en el sótano, con baño, a un vecino de la familia Kushner.

Un portavoz de la Casa Blanca negó que Trump y Kushner restringieran a los agentes el acceso a su casa de 465 metros cuadrados, con sus seis habitaciones y 6 baños, y afirmó que fue decisión del Servicio Secreto no permitir la entrada de los agentes. Esto es puesto en duda por un oficial de la ley familiarizado con la situación, quien dijo que los agentes fueron excluidos a petición de la familia.

Una portavoz del Servicio Secreto inicialmente se negó a comentar la noticia, alegando que la agencia “no discute los medios, métodos o recursos utilizados para llevar a cabo nuestra misión protectora”. Pero el jueves por la noche, ocho horas después de que esta historia apareciera en la web del diario, envió un segundo correo electrónico con una nueva declaración, diciendo que el Servicio Secreto intenta tener un impacto mínimo en los hogares que protege. “De acuerdo con esta práctica, el personal del Servicio Secreto no solicita acceso a las instalaciones en residencias privadas”, escribió. “Ivanka Trump y Jared Kushner no han negado el acceso del personal del Servicio Secreto a su hogar”.

Los acuerdos que permiten cierta distancia entre los agentes del Servicio Secreto y los que custodian no son inusuales. Las personas que requieren dicha protección a menudo ocupan propiedades caras y extensas donde los agentes pueden usar un garaje, una casa de la piscina u otra dependencia como puesto de mando, sala de descanso y baño. El episodio de Kalorama es inusual por lo lejos que tienen que llegar los agentes. Además de su dependencia de los baños utilizados por otros agentes asignados a los Obama y Pence, los servicios secretos ocasionalmente iban a los negocios del vecindario para aprovechar las instalaciones. “Es la primera vez que escucho que un destacamento del Servicio Secreto tiene que llegar a estos extremos para encontrar un baño”, dijo un oficial de la ley conocedor de la situación.

La extraña odisea de los agentes se desarrolló a plena vista de un enclave adinerado en el noroeste de Washington, donde muchos deploran la presidencia de Trump y han expresado su frustración por lo que ven como el desprecio de la familia Kushner por sus vecinos. La comunidad también incluye varias embajadas y una casa propiedad de Jeff Bezos, fundador de Amazon y propietario de The Washington Post.

El bloqueo de los escasos lugares para aparcar en la calle por parte del servicio secreto Trump / Kushner sacudió el vecindario a principios de 2017. El orinal portátil erigido para los agentes enfureció aún más a los residentes que no estaban acostumbrados a tales lugares.