Así son los grupos ultras que apoyan a Trump

Los supremacistas blancos, los extremistas anti Gobierno y los célibes involuntarios estuvieron presentes durante el asalto al Capitolio

Simpatizantes de Trump tratan de romper el cordón policial frente al Capitolio el 6 de enero
Simpatizantes de Trump tratan de romper el cordón policial frente al Capitolio el 6 de eneroJohn MinchilloAP

Muchos miembros de la muchedumbre rabiosa que irrumpió en el Capitolio de Estados Unidos llegaron pertrechados con un arma portátil y potente: una bandera. Había grandes pancartas electorales, colores de batalla de la Guerra Civil estadounidense, llamaradas neonazis, símbolos cristianos y un puñado de banderas nacionales y estatales. Vistos en su conjunto, sirven como un manto ideológico retorcido para aquellos que creen que al presidente Donald Trump le robaron las elecciones.

Si bien es difícil trazar un perfil de las personas que participaron en el asalto al Capitolio, es importante señalar que lo que sucedió debe verse en el contexto de un aumento dramático de las actividades de terrorismo de extrema derecha en suelo estadounidense durante los últimos cinco años. Este incremento no solo está relacionado con antiguas dinámicas socioeconómicas, sino que se ha visto facilitado por la difusión sin precedentes de teorías de conspiración, un proceso de legitimación de puntos de vista de extrema derecha implementado no solo por el presidente sino también por otros miembros de la élite política, y por las crecientes divisiones sociales que se profundizan a lo largo de las diferencias étnicas, económicas y sociales agravadas por los impactos de la crisis de la covid-19.

Por lo tanto, para comprender cuál es el riesgo detrás de lo que sucedió en el Capitolio, debemos comenzar por aclarar que hay tres tipos de individuos y redes de derecha extremista en EE UU: supremacistas blancos, extremistas antigubernamentales y los célibes involuntarios, Individuos y grupos organizados de todos estos perfiles estuvieron presentes durante el asalto al Capitolio.

Existen numerosas diferencias entre (e incluso dentro de) estos tipos, como la ideología, las capacidades, las tácticas y el nivel de amenaza. Los adherentes también tienden a combinar elementos de cada categoría. Pero hay algunos puntos en común que pueden unir a estas personas por una causa común. Primero, los extremistas en todas estas categorías operan bajo un modelo descentralizado. Las amenazas de estas redes provienen de individuos, no de grupos.

Por ejemplo, el activista antigubernamental y supremacista blanco Louis Beam abogó por una estructura organizativa que denominó «resistencia sin líderes» para atacar al Gobierno de EE UU. Esta característica coincide con el modus operandi observado durante los disturbios recientes, donde, hasta ahora, las Fuerzas de Seguridad no han podido identificar una «entidad directiva», sino que se inclinan a hablar de un cierto nivel de coordinación de individuos y grupos que habrían orquestado el asalto al Capitolio o, al menos, impulsado un giro violento de la protesta. Sin embargo, el nivel de premeditación del acto aún está siendo investigado.

Estas redes operan y se organizan en gran medida en línea, desafiando los esfuerzos de las fuerzas del orden para identificar atacantes potenciales. Los extremistas de derecha han utilizado varias combinaciones de Facebook, Twitter, YouTube, Gab, Reddit, 4Chan, 8kun (antes 8Chan), Endchan, Telegram, Vkontakte, MeWe, Discord, Wire, Twitch y otras plataformas de comunicación en línea. Internet y las redes sociales continúan albergando ideas de extrema derecha como las Catorce Palabras (también conocidas como 14 o 14/88) acuñadas por el supremacista blanco David Lane, miembro fundador de The Order. Las Catorce Palabras incluyen variaciones como: «Debemos asegurar la existencia de nuestra gente y un futuro para los niños blancos». Los perpetradores de extrema derecha también usan juegos de ordenador y foros para reclutar.

En este contexto, también es interesante observar que los extremistas de derecha han adoptado algunas tácticas de organizaciones terroristas extranjeras, al igual que Al Qaeda o el Estado Islámico y otros grupos también han adoptado tácticas desarrolladas por movimientos de derechas. Este vínculo entre los dos extremismos se ve confirmado por el hecho de que los grupos yihadistas celebraron ampliamente lo sucedido en el Capitolio en sus canales y comunicaciones oficiales.

Supremacistas blancos

Las redes de supremacistas blancos están altamente descentralizadas. La mayoría cree que los blancos tienen su propia cultura que es superior a otras, son genéticamente superiores a otros pueblos y deberían ejercer dominio sobre los demás. Muchos supremacistas blancos también se adhieren, en diversos grados, a la conspiración del Gran Reemplazo. La conspiración afirma que los blancos están siendo erradicados por minorías étnicas y raciales, incluidos judíos e inmigrantes. Brenton Tarrant, el asesino de Christchurch en Nueva Zelanda, y Patrick Crusius, el del Walmart en El Paso, abrazaron la visión más radical de esta conspiración, conocida como aceleración. Los «aceleracionistas» violentos afirman que la desaparición de los gobiernos occidentales debe acelerarse para crear un cambio social radical y establecer un etnoestado solo para blancos.

Los supremacistas blancos se inspiran en personas fuera y dentro de casa. Los actores supremacistas blancos también han viajado al extranjero en busca de capacitación paramilitar y oportunidades de establecer contactos. En 2018, por ejemplo, miembros del Movimiento Rise Above (RAM) viajaron a Ucrania para celebrar el cumpleaños de Hitler y entrenar con el Batallón Azov, una unidad paramilitar de la Guardia Nacional de Ucrania.

Las organizaciones neonazis de supremacía blanca, como el Movimiento Nacional Socialista, el Partido Nazi Estadounidense, Vanguard America y otras, a menudo se adhieren a la teoría de la conspiración del Gobierno Ocupado Sionista (ZOG): que los judíos controlan secretamente el Gobierno de EE UU, los medios de comunicación, los bancos y la ONU. De particular preocupación es la aparición de la División Atomwaffen (AWD), un grupo de odio neonazi con sede en EE UU con sucursales en Reino Unido, Alemania y los países bálticos.

En enero de 2018, Brandon Russell, fundador de AWD, fue arrestado y condenado por posesión de un dispositivo destructivo y material explosivo. A pesar de arrestos similares, el AWD continúa tramando, realizando ataques y reclutando. En febrero, cuatro miembros de AWD, incluido Cameron Shea, miembro de alto nivel y reclutador de AWD, fueron arrestados por conspirar para atacar a periodistas y activistas. Utilizaron plataformas de chat cifradas, distribuyeron carteles amenazantes y se disfrazaron. Otros movimientos de supremacía blanca incluyen (entre otros) la Base, el Frente Patriota y el Movimiento Rise Above.

Extremistas antigubernamentales

La amenaza terrorista de derecha también incluye a los extremistas antigubernamentales, incluidas las milicias y el movimiento ciudadano soberano. La mayoría de los milicianos extremistas ven al Gobierno de EE UU como corrupto y una amenaza para la libertad y los derechos. Otros grupos antigubernamentales de extrema derecha se movilizaron para proteger una amenaza percibida a los derechos individuales, la propiedad de armas.

Las milicias modernas están organizadas como paramilitares que realizan entrenamiento con armas y otros ejercicios de campo. The Three Percenters, cuyas banderas estuvieron presentes en gran número durante el 6 de enero, es un grupo paramilitar de extrema derecha que defiende los derechos a la tenencia de armas y busca limitar a las autoridades del Gobierno de EE UU.

Los extremistas antigubernamentales, que a veces se mezclan con los movimientos supremacistas blancos, han utilizado la palabra del argot «boogaloo» como una abreviatura para la guerra civil que se avecina. Varios grupos populares de Facebook y páginas de Instagram, como Thicc Boog Line, P A T R I O T Wave y Boogaloo Nation, han surgido difundiendo la conspiración del boogaloo.

Los célibes involuntarios

Suelen realizar actos de violencia contra las mujeres. El movimiento «incel» está compuesto por una comunidad virtual de varones jóvenes poco organizada. Los «incel» creen que el lugar de uno en la sociedad está determinado por características físicas y que las mujeres son responsables de esta jerarquía. Se identifican con los escritos de Elliot Rodger, quien publicó un manifiesto de 133 páginas, titulado “Mi mundo retorcido”.

En 2015, Christopher Harper-Mercer, inspirado por Rodger, mató a nueve personas en un colegio comunitario en Oregón. En noviembre de 2018, Scott Beierle, de 40 años, mató a dos mujeres en un estudio de yoga en Tallahassee, Florida, antes de suicidarse. De hecho, hay evidencia del atractivo de lo que podríamos definir como una Hiper Masculinidad en el perfil de las personas que se acercan al extremismo de derecha y que -de ahí- se involucran en actos violentos.

Estas redes actúan como un catalizador de la amenaza y mejoran el potencial de radicalización de las ideas conectadas a la conspiración de QAnon.

QAnon

El origen de QAnon es relativamente reciente, aunque el tejido sobre el que se desarrolla ha sido una constante en la política estadounidense desde al menos la Guerra Fría. Oficialmente, QAnon nació entre 2016 y 2017 tras las elecciones presidenciales estadounidenses en las que el candidato republicano, Donald J. Trump, ya identificado como una figura mesiánica por los distintos grupos conspiradores, prevaleció sobre la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Con la elección de Trump, los grupos que habían apoyado su campaña se estructuraron como una base electoral real para el presidente, independiente y muchas veces en oposición a la base tradicional del Partido Republicano. A menudo censurados por los grandes medios de comunicación, estos movimientos han terminado reuniéndose bajo la etiqueta de QAnon, creando la masa crítica necesaria para estructurar una red real con un sistema de redes sociales paralelo, como las conocidas plataformas 4chan, 8chan, gab.com., Parler y Telegram, a través de los cuales difundir sus teorías y captar nuevos miembros.

La marca QAnon se ha convertido así en una especie de franquicia que hoy reúne a todos aquellos individuos, y colectivos, que se refieren a las revelaciones de Q, pero que no se trata de una organización jerárquica real.

Las investigaciones sugieren que deberíamos considerar el fenómeno QAnon como una continuidad con el fenómeno New Age. Por esta razón, QAnon debe considerarse una conspiración peligrosa de hágalo usted mismo, de mundo abierto. Este carácter específico hace que esta teoría de la conspiración no solo se extienda extremadamente rápido en Estados Unidos y en otras partes del mundo, sino que materializa el riesgo de radicalización masiva como extremadamente alto, especialmente entre los sectores jóvenes y menos educados de la población. Esto se debe a la naturaleza interactiva y altamente gratificante de su contenido conspirativo y a las continuas referencias a la literatura del género político-fantástico, que hacen que la experiencia de usar contenidos sea sumamente convincente.

En suma, si no ha quedado claro con las imágenes del 6 de enero, la radicalización se está convirtiendo en un tema generalizado. Esta tendencia, ahora evidente en EE UU, ya amenaza a los países europeos y la estabilidad de la democracia occidental. Aunque el extremismo de derecha tanto en Estados Unidos como en Europa parece desorganizado, los acontecimientos recientes han demostrado que no hay garantía de que siga siéndolo en el futuro.

Si los procesos de polarización actualmente en curso en nuestras sociedades, y legitimados por un determinado discurso político, continúan sin control en los próximos años, la probabilidad de una intensificación de la violencia extremista de derecha podría aumentar significativamente, especialmente considerando el actual giro del fenómeno hacia el transnacionalismo.