Biden, un presidente en Estado de urgencia

La pregunta principal será si el nuevo mandatario conseguirá que un Congreso estrechamente dividido apruebe importantes leyes

Joe Biden jura su cargo el pasado el día 20
Joe Biden jura su cargo el pasado el día 20Andrew HarnikAP

Joe Biden ha sido un servidor público durante más de cincuenta años y finalmente realizó su sueño político al convertirse en presidente. El viejo dicho «ten cuidado con lo que deseas» no podría ser más apropiado, ya que Biden asume el cargo en una situación más precaria que la que sus predecesores jamás hayan enfrentado. Abraham Lincoln tuvo que navegar la Guerra Civil y Franklin D. Roosevelt se enredó con la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. La dimensión de las crisis que Biden hereda es impresionante: una pandemia única en una generación, agitación económica, luchas raciales y disturbios políticos que culminaron en el asalto al Capitolio.

Tras un día de pompa inaugural, Biden debe comenzar de inmediato, ya que los presidentes generalmente tienen una luna de miel de 100 días antes de que su capital político comience a declinar. Ha firmado varias órdenes ejecutivas para debilitar el legado de Donald Trump y mover al país en una dirección ideológica diferente. Los miembros del Gabinete serán rápidamente confirmados en el contexto del juicio político de Trump en el Senado, que podría durar días o semanas.

Trump fue elegido hace cuatro años debido a sus antecedentes atípicos y su deseo de sacudir al «establishment». Ciertamente, logró ese objetivo y las políticas circundantes no se pueden revertir de la noche a la mañana. Biden intentará aprobar gran parte de su agenda legislativa en los próximos meses, ya que los demócratas poseen una escasa mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. En poco tiempo, las elecciones de mitad de mandato de 2022 estarán aquí y existe una posibilidad de control republicano del Legislativo.

Una agenda nacional sólida y el curso de acción circundante encabezan la lista de tareas pendientes de Biden. Una pandemia única en una generación se ha extendido por todo el mundo y ha causado estragos y desesperación económica en millones de personas. EE UU ha experimentado más de 400.000 muertes y 24 millones de infectados hasta la fecha. Biden ha pedido a los estadounidenses que usen mascarillas con diligencia durante los próximos cien días y el objetivo es vacunar a 100 millones de personas durante este tiempo.

Las actuales medidas de mitigación del coronavirus han fracasado debido a la falta de liderazgo presidencial y la crisis sanitaria se está convirtiendo en política. Biden debe ser capaz de convencer a los partidarios de Trump de que usen mascarillas de manera constante y apliquen los protocolos adecuados de distanciamiento social. Ha llamado a esto un deber civil y lamentó el hecho de que este tema se haya politizado tanto.

Los problemas de distribución de vacunas también han afectado durante los últimos meses. Se espera que un cambio de personal de la Administración pueda vacunar a la mayoría de la población estadounidense para el verano o el otoño para que las cosas vuelvan a la normalidad. Los cheques de estímulo adicionales de 2.000 dólares para los afectados negativamente por el coronavirus casi fueron aprobados por el Congreso el mes pasado, pero ahora serán una prioridad para Biden. Otra legislación económica similar proporcionaría miles de millones de dólares en ayuda a los Gobiernos estatales y locales para compensar la pérdida de ingresos y ayudar con los esfuerzos de distribución de vacunas.

Los republicanos pueden obstruir esta legislación en el Senado, lo que probablemente retrasaría su aprobación hasta marzo. Biden tiene la capacidad de usar el proceso de reconciliación para aprobar el proyecto de ley por una mayoría básica, pero es complicado y solo se puede usar una vez por año fiscal. Por último, Biden se centrará en los nombramientos judiciales, especialmente en la corte de apelaciones y el Suprema.

Biden también tendrá las manos ocupadas con numerosos desafíos de política exterior. El secretario de Estado, Mike Pompeo, declaró recientemente un genocidio el trato de China a los musulmanes uigures. EE UU y China han estado enfrentados por el coronavirus y las prácticas comerciales. Rusia acaba de encarcelar al disidente Alexei Navalni. Trump y Putin tienen una buena relación personal, pero es probable que Biden adopte una línea mucho más dura y posiblemente presione para aumentar las sanciones. Las amenazas nucleares de Irán y Corea del Norte se han intensificado durante los últimos cuatro años, pero habrá presión para que Biden se reincorpore al Acuerdo Nuclear de Irán.

La Administración Trump hizo todo lo posible antes de partir para atar las manos de su predecesor al incluir a Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo y ordenar la retirada de tropas de Somalia, Irak, Afganistán y Alemania. Biden se ha comprometido a seguir una política exterior mucho más multilateral.

De inmediato, Estados Unidos se reincorporará a la OMS y al Acuerdo de París sobre el clima. Biden ciertamente usará la acción ejecutiva y el poder para revertir gran parte de la Presidencia de Trump. La pregunta principal será si podrá ejercer con éxito suficiente capital político para lograr que un Congreso estrechamente dividido apruebe importantes iniciativas legislativas.

Aaron Kall es el director de Debate en la Universidad de Michigan y editor/coautor de “Lo juro solemnemente: Discursos inaugurales presidenciales de las últimas cinco décadas”.