Día sin muertos por coronavirus en Portugal

El país vecino no ha registrado ningún fallecimiento por covid-19 en las últimas 24 horas

Portugueses en la puerta del bar 'Alfredo Portista' en Oporto, Portugal
Portugueses en la puerta del bar 'Alfredo Portista' en Oporto, PortugalVIOLETA SANTOS MOURAREUTERS

Buenas noticias desde el país vecino que hoy no ha registrado ninguna muerte por coronavirus. Por primera vez desde el verano, las autoridades sanitarias portuguesas no han informado, en las últimas 24 horas, de fallecidos por la covid-19. Portugal llevaba sin tener un día sin fallecidos desde el 2 de agosto, según informa el diario luso “Publico”.

A pesar de ser todo un ejemplo durante la primera ola de la pandemia de coronavirus, con las nuevas variantes y la tercera ola se descontroló todo. Lo cierto es que debido a la nueva cepa británica, tras las vacaciones de Navidad, Portugal sufrió la intensidad del virus, llegando incluso a tener las UCIs saturadas y ser, por población, el país más afectado del mundo. Las autoridades se vieron obligadas a pedir ayuda a los países de la Unión Europea ante la situación sanitaria tan extrema. Portugal reconoció, en uno de los picos, que sólo le quedaban siete camas UCIs libres. Austria y Alemania respondieron a las plegarias y la petición de auxilio de Portugal.

Tras un confinamiento y un parón de dos meses, el país comienza ahora a recuperar la normalidad, pero con mucha cautela.

En Portugal se han registrado un total de 16.965 fallecidos y ya son 834.638 los infectados, 196 más en las últimas 24 horas.

La autoridad sanitaria destacó, en declaraciones recogidas por Reuters, que permanece en la zona verde de la matriz de riesgo, con un riesgo de transmisión menor a 1 y una tasa de incidencia nacional de 70,4 casos de infección por 100.000 habitantes.

Hay 17 personas más que han ingresado en los hospitales portugueses, en total, son 365 las personas hospitalizadas por covid-19 en el país vecino. De estos, 91 están ingresados en unidades de cuidados intensivos, siete menos que el día anterior.

Campaña de vacunación en Portugal

Alrededor del 20% de sus 10 millones de personas han sido inoculadas con una dosis de la vacuna COVID-19 y el 7% con dos dosis, mientras que más del 90% de las personas de 80 años o más, el grupo con más muertes, ha sido vacunados con al menos una dosis.

Este mismo, lunes, el secretario de Estado da Sanidad, Diogo Serras Lopes, ha afirmado que el país puede lograr la inmunidad de grupo “a principios de verano” si se mantiene el ritmo actual de vacunación.

“Se suele decir ‘vacuna que llega, vacuna que se pone’ y seguiremos haciendo lo mismo. Si las previsiones se concretan en lo relativo a vacunas, durante el verano, más bien a principios que a finales, llegaremos al 70% de población adulta vacunada”, ha explicado Serras en declaraciones a la prensa.

Serras ha argumentado que desde el Gobierno “no gusta fijar metas demasiado concretas, dado que ya ha habido sorpresas con noticias sobre la entrega de vacunas”.

Sí que ha explicado en cambio que se dará prioridad a los municipios que han tenido que volver a la primera fase del desconfinamiento debido a los casos registrados “para que la pandemia sea controlada más rápidamente”. “Habrá una lógica no sólo de escalones de edad, sino también de dónde hay más casos”, ha apuntado.

Portugal, que impuso un férreo confinamiento en enero para frenar lo que entonces era el peor aumento de COVID-19 del mundo, comenzó a levantar las restricciones en marzo y desde entonces ha reabierto algunas escuelas, restaurantes y cafeterías, museos, así como salones de belleza.

Los comerciantes exigen la reapertura de la frontera

Los comerciantes de la zona rayana de Tui (España) y Valença do Minho se manifestaron hoy ante el primer ministro portugués, António Costa, para exigir la apertura inmediata de la frontera terrestre hispanolusa, cuyo paso está restringido por la pandemia desde el pasado 29 de enero.

“Queremos trabajar”, se podía leer en una de las pancartas que portaban algunas decenas de comerciantes que protestaron hoy a la llegada de Costa a Valença do Minho, durante la inauguración de la línea ferroviaria electrificada que llega a esta localidad procedente de Viana do Castelo.

Comerciantes gallegos protestan para exigir la reapertura de la frontera entre España y Portugal debido a las pérdidas económicas que les genera el confinamiento por la pandemia en la localidad de Feces de Abaixo (Ourense) FOTO: PEDRO SARMENTO COSTA / LUSA LUSA/EFE

Carla Mota, empresaria portuguesa de esta zona fronteriza del norte portugués que regenta tres restaurantes, aseguraba a medios locales que el cierre fronterizo supone para la economía “pérdidas brutales”, ya que sólo pueden cruzar de un país a otro por los pasos habilitados los transportistas y los trabajadores transfronterizos.

João Cunha, portavoz de los manifestantes en el día de hoy, aseguraba que fueron recibidos esta mañana por un miembro del gabinete del primer ministro portugués, que les ha garantizado que “en un 99 %” se tomará la decisión de reabrir la frontera en la próxima revisión.

Cierre de fronteras hasta el 3 de mayo

De esta manera, confían en que todos los pasos fronterizos a lo largo de los 1.200 kilómetros terrestres entre España y Portugal puedan reabrirse el próximo 3 de mayo, día en que está previsto que comience la última fase de la desescalada en Portugal.

Tanto en el cierre fronterizo que hubo entre el 17 de marzo y el 30 de junio de 2020 durante la primera ola de la pandemia, como en este segundo cierre, las autoridades políticas y civiles de las ciudades fronterizas, además del sector empresarial, han insistido en que esta medida está ahogando la economía de La Raya.

Los habitantes de las ciudades fronterizas están habituados a cruzar la frontera a diario para su actividad cotidiana, imprescindible para la economía local.

Sin embargo, los establecimientos comerciales y la restauración están bajo mínimos por falta de actividad.

Incluso, algunos empresarios y políticos han insistido en la idea de que se reconozca mediante un “carné transfronterizo” a las personas que viven en estas zonas para facilitar su circulación entre ambos territorios.

Portugal se encuentra en estado de emergencia hasta el 30 de abril y el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, ya ha manifestado su voluntad de que no tenga que renovarse, aunque todo dependerá de la evolución del virus.