“Hamás quedará tan dañado que no podrá reconstruirse por sí mismo”

La embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, afirma que la destrucción de la torre que alojaba a medios de comunicación en Gaza “es un objetivo legítimo”

Civiles israelíes saludan a sus soldados en la localidad de Sderot, cerca de la frontera con Gaza
Civiles israelíes saludan a sus soldados en la localidad de Sderot, cerca de la frontera con GazaDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, ha afirmado que la ofensiva de Israel sobre Hamás en Gaza tiene como objetivo lograr “un periodo largo de calma para los ciudadanos israelíes y palestinos de Gaza” y reiteró que Israel no va a abrir negociaciones con Hamás, “un grupo terrorista que no reconoce la legitimidad del estado de Israel”. “Esperamos que lo hecho durante esta semana será suficiente para que la infraestructura de Hamás esté tan dañada que no pueda ser reconstruida por su propia fuerza”.

La representante de la legación israelí en Madrid aseguró en un encuentro con periodistas que Hamás está usando a la población de Gaza como escudos humanos. “Hamás, de un modo muy consciente, ha construido sus infraestructuras sobre infraestructuras civiles”, indicó. Y añadió que los ataques con proyectiles de Hamás provocan víctimas entre el propio pueblo palestino. “Entre el 20 y el 30% de los misiles lanzados por Hamás no caen en territorio israelí sino palestino y ha provocado la muerte palestinos, no sabemos cuántos muertos y heridos ha causado pero los ha habido”, dijo la diplomática.

Radian-Gordon reiteró que esta “ronda de violencia no era deseada por Israel” y que “hemos tratado hasta el último momento de calmar las cosas sabiendo que teníamos una semana con fechas muy delicadas por delante”. A su juicio, Hamás esperaba ganar las elecciones palestinas, canceladas por el presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas. Coincidiendo con el final del Ramadán y la conmemoración de su derrota de los palestinos en la Guerra de 1948, Hamás comenzó los ataques a territorio israelí.

En los nueve días de conflicto, se han lanzado “3.400 misiles” desde Gaza hacia Israel, dijo la embajadora, quien añadió que la situación “es muy difícil para todos los israelíes”. “Gracias a Dios tenemos la Cúpula de Hierro que ha interceptado más de 1.300 misiles en estos días y ha tenido un éxito de más del 90%”.

También se refirió a los ataques israelíes sobre la red de túneles construidos debajo de Gaza, donde Hamás aloja fábricas de armas y refugios para los cabecillas del grupo, dijo. “El ejército israelí supo con una certidumbre muy grande donde estaba esa red”.

Asimismo, defendió la destrucción por parte de Israel del edificio Al Jalaa que alojaba oficinas de la agencia Associated Press y de la cadena Al Yazira porque en esa torre Hamás albergaba un centro militar de inteligencia, añadió: “Desde el punto de vista militar es un objetivo legítimo que tiene que destruirse. Entendemos muy bien el daño de imagen que provoca pero cuando uno lucha para proteger a sus ciudadanos con la esperanza de ganar calma a largo plazo uno también destruye edificios”, señaló.

Radian-Gordon matizó que los ataques de Israel son “quirúrgicos”, aunque reconoció que pueden haber causado bajas. “El ejército israelí ha advertido en tiempo a todas las personas que estaban dentro de los edificios y cuando decimos que tratamos de actuar de un modo quirúrgico es para no dañar a los que no están involucrados”. La embajadora lamentó que los medios de comunicación internacionales no ofrezcan una visión cercana a la postura israelí.