Deportes

¿Quién es el alcalde de Múnich que ha tenido un gesto con la comunidad LGTBI en plena Eurocopa?

El Gobierno húngaro tacha de “dañinos y peligrosos” los planes del Ayuntamiento de Múnich

Soccer Football - Euro 2020 - Group F - Portugal v Germany - Football Arena Munich, Munich, Germany - June 19, 2021  Germany fans inside the stadium before the match Pool via REUTERS/Matthias Hangst
Soccer Football - Euro 2020 - Group F - Portugal v Germany - Football Arena Munich, Munich, Germany - June 19, 2021 Germany fans inside the stadium before the match Pool via REUTERS/Matthias HangstMATTHIAS HANGSTPool via REUTERS

“Múnich es sinónimo de diversidad, por lo que desde la infancia y la juventud, todos sus ciudadanos y ciudadanas son conscientes de que forman parte de una sociedad muy diversa”. Así definía Dieter Reiter, el alcalde de Múnich, su ciudad en una entrevista con la Sociedad Internacional de Ciudades Educadoras.

“Estoy muy orgulloso de las ciudadanas y ciudadanos activos y comprometidos de Múnich y de su diversidad, la cual pienso mantener y seguir incentivando”, advertía en 2015 en dicha entrevista.

El ministro de Sanidad germano, Jens Spahn, junto al alcalde de Múnich Dieter Reiter en el estadio de Múnich, Alemania FOTO: Alexander Hassenstein / POOL EFE

Reiter sería un mero alcalde más sino fuera por el gesto que ha tenido con la comunidad LGTBI en plena Eurocopa. La homosexualidad sigue siendo un tema tabú para los jugadores de fútbol, pero es que además, entre las selecciones que juegan en la Eurocopa 2020, no todos los países tienen el mismo respeto a las libertades individuales de sus ciudadanos.

El estadio 'Allianz Arena' de Múnich iluminado en rojo FOTO: Matthias Schrader AP

Así, el alcalde de Múnich, que fue elegido por el 56,7% de los votos en 2014 y es miembro del SPD, el partido socialdemócrata germano, confirmó ayer que iba a solicitar a la UEFE permiso para iluminar el Allianz Arena con la bandera LGTBI en una muestra de solidaridad con la comunidad gay.

¿Y por qué el miércoles? Pasado mañana Alemania jugará contra Hungría, un país de la Unión Europea que la semana pasada aprobó una controvertida ley en el Parlamento. A partir de ahora, en las escuelas húngaras, se borrará de los planes de estudios toda mención a temas relacionados con la homosexualidad o asuntos transgénero. Asimismo, en el país liderado por el polémico primer ministro Viktor Orban, películas como Harry Potter o series de televisión como Friends quedarán prohibidas para los menores. Ningún húngaro podrá compartir contenido que muestre la homosexualidad o la reasignación de sexo con menores de 18 años.

La UEFA tiene la última palabra

Según informa “Der Spiegel”, “los grupos parlamentarios del ayuntamiento de Múnich votaron la semana pasada que el Allianz Arena en Fröttmanning brillase con los colores del arco iris durante el partido entre Hungría y Alemania” de la Eurocopa 2020, “como señal de diversidad y tolerancia”. La revista alemana informó hoy que el alcalde Dieter Reiter presentó la solicitud correspondiente al presidente de la Uefa, Alexander Ceferin.

En dicha solicitud, desde el Ayuntamiento se acusó a Hungría de seguir “el ejemplo de la legislación homofóbica y transfóbica de Rusia”.

De acuerdo con los organizadores en Múnich, no habría ningún problema en que el Allianz Arena brille con los colores del arco iris. “Técnicamente es posible, prácticamente solo hay que hacer un cambio”, indicó a “Der Spiegel” el comité organizador. Sin embargo, desde el medio germano alertan de que la UEFA tiene la última palabra y “lo más probable es que la UEFA no se arriesgue a una afrenta. No querrán desairar a Orban“.

Reacciones desde Hungría

Esta tarde han llegado las primeras reacciones desde Budapest. La agencia EFE recogía las críticas del Gobierno húngaro que tachaba de “dañinos y peligrosos” los planes del Ayuntamiento de Múnich de iluminar esta semana durante el partido entre Alemania y Hungría en la Eurocopa el estadio Allianz Arena con los colores del arcoiris en apoyo de la comunidad LGTB del país centroeuropeo.

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, dijo hoy en declaraciones a la prensa de su país que “en la propuesta de iluminar (el estadio) se detecta claramente la intención de mezclar la política con el deporte, porque todo el mundo sabe de qué se trata”.

Para el jefe de la diplomacia húngara se trata de algo “muy dañino y peligroso”.