Boris Johnson levanta todas las restricciones con 50.000 contagios diarios

Inglaterra celebra el Día de la Libertad a pesar de la subida de contagios por Delta. No hay ninguna limitación por ley, sólo recomendaciones

Thumbnail

El ansiado día ha llegado a Inglaterra, pero quizás no en el mejor momento. Tras casi año y media de espera, los ingleses celebran aquello que tanto tiempo llevaban reclamando: el fin de las restricciones. Una fecha, la del 19 de julio, marcada en el calendario por muchos como el Día de la Libertad. Un día que se esperaba, en un principio, el pasado 21 de junio, pero que el Gobierno de Boris Johnson decidió posponer hasta julio al considerar que aún no se daban las condiciones necesarias para la relajación.

Un mes después, Inglaterra registraba solo este sábado 50.000 nuevos contagios. Cifras que, sin embargo, no han evitado que el plan siga adelante y las restricciones hayan desaparecido casi por completo desde este lunes. La presión dentro del partido conservador, así como de una parte importante de la sociedad inglesa, ha obligado a Johnson y los suyos a acabar con cualquier rastro de limitaciones para la población. La distancia social deja de ser obligatoria, así como el uso de la mascarilla, aunque esta última podrá ser solicitada por los establecimientos en la entrada y se sigue recomendando en el transporte público. Asimismo, ya no habrá un número limitado de personas en las reuniones sociales, aunque se aconseja que estas se sigan produciendo en el exterior. Pero quizás el sector que más vaya a celebrar este día sea el del ocio nocturno, ya que por primera vez desde marzo de 2020, las discotecas podrán volver a abrir sus puertas y sin ninguna limitación de aforo. Sin embargo, se recomienda que establecimientos como estos o en aquellos lugares donde se organicen grandes eventos, se solicite un certificado-Covid en la entrada. A través de una aplicación móvil del Sistema Nacional de Salud (NHS), los ingleses podrán mostrar si están doblemente vacunados, ya han pasado la enfermedad en algún momento, o se han hecho un test recientemente.

Vuelta a las oficinas

Por último, también se anima a que todas aquellas personas que continúan trabajando desde casa, vayan regresando gradualmente a sus lugares habituales de trabajo. Aunque muchos ya lo habían hecho, desde el Gobierno hasta ahora se había recomendado que, en caso de que fuera posible, se continuara teletrabajando. Aunque muchos celebran este día como si del fin de la pandemia del coronavirus se tratara, y a pesar del gran esfuerzo realizado en la campaña de vacunación –con más del 50% de los británicos con la pauta completa–, Boris Johnson advierte que es necesario mantener la calma, ya que la crisis sanitaria «no ha acabado». Una pandemia que ha vuelto a hacerse notar con dureza en la isla, con una nueva ola que sigue creciendo rápidamente.

Perspectiva de 200 fallecidos diarios

La cifras de contagios y fallecidos aumentan cada día y no se espera el pico de esta ola hasta mediados de agosto, cuando podrían alcanzarse hasta 100.000 contagios diarios. Además, se esperan volver a los 100 y 200 fallecidos en 24 horas en el peor momento, así como entre 1.000 y 2.000 hospitalizaciones. «No podemos volver de repente a la vida anterior al covid. Sigue siendo peligroso para ti y para tu familia», advierte Johnson. Un aviso con el que el primer ministro pretende concienciar a la población para evitar un nuevo paso atrás. Un potencial nuevo confinamiento parece, de momento, descartado, pero podría depender de la actitud que tomen los ingleses ante esta nueva normalidad.

La rápida campaña de vacunación sigue siendo el principal instrumento con el que Reino Unido pretende detener el avance de nuevas variantes como la Delta, que supone ya la gran mayoría de los nuevos casos detectados en la isla. Un «muro protector», define el ministro de Sanidad Sajid Javid a la campaña, con el que «resistir una ola de verano». Precisamente Javid comunicaba este sábado que se había contagiado de coronavirus a pesar de estar vacunado con la pauta completa. Tanto Boris Johnson, como el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, tuvieron contacto estrecho con Javid cuando este dio positivo, por lo que, según la normativa, debían aislarse por precaución. Sin embargo, ambos aseguraron en un principio que iban a participar en un proyecto piloto por el cual se someterían a un test diario, en lugar de hacer cuarentena. Una decisión rápidamente criticada por la oposición, al considerar que había «una regla para ellos y otra para el resto». Finalmente, y tras la polémica surgida, tanto Johnson como Sunak permanecerán aislados durante unos días, tal y como indica la normativa que rige para todos los británicos. El contagio de Javid supone también un aviso para los que se confíen en el Día de la Libertad.