Rusia advierte de que EEUU está dejando una “gran cantidad de armamento de alta precisión” en Afganistán

El Pentágono suministró al ejército afgano más de 7.000 ametralladoras, 4.700 Humvees y 20.000 granadas en los últimos años

El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, ha alertado este sábado de que el Ejército de Estados Unidos está dejando abandonado una “gran cantidad de armamento” de alta precisión en Afganistán. “Están dejando gran cantidad de armamento, como misiles portátiles de alta precisión y proyectiles antitanque”, ha advertido Shoigú, tal y como recoge la agencia rusa de noticias Sputnik.

Es por esto que el Ministerio de Defensa de Rusia se encuentra realizando un estudio exhaustivo de los riesgos y las amenazas que se pueden dar en Afganistán, según ha informado el ministro.

Tal y como ha publicado LA RAZÓN, los talibanes lograron hacerse con una gran cantidad de material militar, que incluye aviones y helicópteros, tanto de fabricación norteamericana como rusa. Imágenes difundidas por las redes muestran a un MI-17, de fabricación soviética, volando sobre los cielos de Herat. De este modelo, Afganistán llegó a tener 79 aparatos. Según diversas fuentes, algunos de los pilotos que servían en el ENA (Ejército Nacional Afgano) se han pasado a los insurgentes.

Según datos oficiales, el Pentágono suministró al ejército afgano más de 7.000 ametralladoras, 4.700 Humvees y 20.000 granadas en los últimos años. Los afganos también recibieron de Washington artillería y drones de reconocimiento así como más de 200 aeronaves de alas fijas y helicópteros.

Las autoridades de Estados Unidos informaron de que el 31 de agosto culminarían con la retirada de sus tropas del país asiático tras casi dos décadas de presencia en Afganistán. Sin embargo, el 15 de agosto los talibán tomaron la capital del país, Kabul, precipitando así la caída del Gobierno del presidente Ashraf Ghani.

Esta situación ha derivado en que las principales fuerzas militares internacionales presentes en el país hayan colaborado en la evacuación tanto de sus tropas como de colaboradores y ciudadanos afganos.