Las afganas con ropa de colores que plantan cara a los talibanes y desafían al burka negro

“El burka negro nunca ha sido parte de la cultura afgana”, sostiene una activista afgana

Una imagen de la campaña Do NoT touch my Clothes, de mujeres afganas contra los talibanes
Una imagen de la campaña Do NoT touch my Clothes, de mujeres afganas contra los talibanesTwitterTwitter

Mujeres afganas de varias partes del mundo se han sumado a una campaña para defender sus derechos y protestar contra las férreas normas que impone el nuevo régimen de los talibanes, que incluye la segregación por sexo y el uso de vestimenta “apropiada” según sus reglas, ya sea el burka o el niqab. Para combatir estas imposiciones se ha lanzado en las redes sociales la campaña con los hashtags #DoNotTouchMyClothes y #AfghanistanCulture, en los que aparecen vestidas con trajes coloridos y alegres tradicionales del pueblo afgano.

Sodaba Haidare, la persona que inició este proyecto, ha explicado que la ropa de las afganas son muy ricas en materiales y colores y que cada región de Afganistán tiene su propia ropa tradicional pero con un patrón común: mucho color, espejos y bordados. “Las mujeres comparten el mismo pensamiento: que su ropa es su identidad”, ha explicado Haidare a la BBC.

Desde la llegada de las tropas de Estados Unidos a Afganistán en 2001 y el fin del régimen talibán, muchas mujeres del país comenzaron a cambiar de costumbre y ello se reflejó también en la moda y la ropa. Iban a la universidad y a los lugares de trabajo con pantalones que a veces eran reemplazados por jeans. “Este es nuestro vestido auténtico afgano. Las mujeres afganas usan atuendos tan coloridos y modestos. El burka negro nunca ha sido parte de la cultura afgana”, tuiteó Spozhmay Maseed, una activista de derechos con sede en Virginia.

“Durante siglos hemos sido un país islámico y nuestras abuelas se han vestido modestamente con sus propias ropas tradicionales, no con el ‘chadari’ azul confeccionado y el burka negro árabe”, dijo Maseed, quien añadió: “Nuestra ropa tradicional representa nuestra rica cultura e historia de 5.000 años, lo que hace que todos los afganos se sientan orgullosos de quiénes son”.

Enfrente de este movimiento que reclama otra visión de la cultura femenina afgana están las mujeres que han salido a apoyar a los talibanes en manifestaciones en Kabul en los últimos días. Las imágenes mostraron a cientos de mujeres vestidas de negro y cubiertas con el burka defendiendo que las mujeres afganas con maquillaje y ropa moderna “no representan a la mujer afgana musulmana”.

Mujeres marchan en Kabul para defender a los talibanes FOTO: STRINGER EFE

Bahar Jalali, ex profesora de historia en la Universidad Americana en Afganistán, se sumó a la campaña porque, dice, “una de mis mayores preocupaciones es que la identidad y la soberanía de Afganistán están siendo atacadas”. Así que decidió publicar en Twitter una foto de ella misma con un vestido verde afgano, e instó a otras mujeres afganas a compartir la suya para mostrar “el verdadero rostro de Afganistán”.

Los talibanes han anunciado que el nuevo gobierno será más tolerante con las mujeres y han dicho que podrán ir a la universidad, pero siempre segregando las clases por sexo. También ha prometido respetar los derechos humanos y amnistiar a las personas que colaboraron con los gobiernos extranjeros en Afganistán. Sin embargo, cada vez más informes advierten del cambio de rumbo en el país tan solo semanas después de que tomaran la capital.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha dicho que en su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que “las mujeres han sido progresivamente excluidas del espacio público”. En un vídeo reciente difundido por la agencia Reuters se ve como varios hombres golpean con un látigo una pequeña protesta de mujeres que pretendían reivindicar sus derechos.