Reino Unido estudia desplegar al Ejército para acabar con el desabastecimiento de gasolina

El secretario de Transporte asegura que “no se descarta nada” sobre el posible uso de tropas para conducir camiones ante la falta de conductores

La falta de conductores de camiones ha provocado una creciente escasez de productos en las estanterías de los supermercados británicos y la falta de gasolina y diésel en numerosas estaciones de servicio en todo el país. El pánico entre la gente y el nerviosismo en muchas empresas ha llevado al Gobierno de Boris Johnson a tomar cartas en el asunto con el despliegue de militares en las carreteras si fuera necesario. El Ministerio de Defensa está preparado para ayudar en la conducción de vehículos pesados. Actualmente, Reino Unido necesita unos 100.000 camioneros. Según el secretario de Transporte del Reino Unido, Grant Shapps, hay 400.000 personas a la espera de hacer el examen que les habilite para conducir este tipo de vehículos.

Shapps anunció que los soldados podrían ser desplegados para realizar labores muy variadas como realizar exámenes a potenciales conductores e incluso ponerse al frente del volante para llevar los productos a los supermercados. En declaraciones a la BBC, el ministro respondió: “Con respecto a cosas como si hay un papel para los militares, obviamente si lo hay, si eso realmente puede ayudar, los incluiremos. No descarto nada”.

Horas después, el ministro de Medioambiente, George Eustice, descartó recurrir “por el momento” a la colaboración del Ejército a fin de paliar la actual crisis de abastecimiento de las gasolineras. “Estamos trayendo a instructores del Ministerio de Defensa para acelerar la formación de los transportistas y despejar los retrasos con las personas que quieren someterse a los test (para conductor de camión de mercancía)”, dijo Eustice esta mañana en declaraciones a los medios locales. “No tenemos planes, por el momento, de llamar al Ejército para que conduzcan pero siempre tenemos una sección para contingencias civiles dentro del Ejército preparada, si bien no es algo que vayamos necesariamente a hacer ahora”, dijo.

Desde que el jueves la multinacional petrolera BP anunciara el cierre de algunas de sus estaciones por todo el país al no poder llevar el combustible hasta los surtidores, gasolineras de todo el país han registrado filas interminables de vehículos para llenar sus depósitos. Frente a esta situación, el Gobierno suspendió ayer temporalmente la aplicación de la ley sobre competencia a la industria de los combustibles para facilitar que las compañías pueden “compartir información” y “optimizar” el suministro a las gasolineras.

Este fin de semana se anunciaron 5.000 visados temporales para que conductores extranjeros cubran vacantes en los próximos tres meses, una medida que las patronales del transporte tachan de insuficiente pues se necesitan cerca de 100.000 trabajadores más, informa Efe.